The Use of Art in the Public Sphere: Combating Urban Blight

Laura Penalver '16Marketing

Laura Penalver ’16
Marketing

The Use of Art in the Public Sphere: Combating Urban Blight

by Laura Penalver

Abstract

My research project focuses on the integration and impact of art in the public sphere. This issue is particularly relevant now due to its role as a combatant of urban decline caused by the economic crisis of 2008.  I examine the qualities necessary for the art to be successful by using past examples of public art and comparing them to EscaparArtes, an initiative started in the spring of 2013 in Cadiz, Spain. After seeing the negative impact abandoned storefronts had on the surrounding shops, EscaparArtes decided to fill the empty store windows with works of art, the end goal being to revitalize consumerism in the area and counteract the urban decay. Unlike most public art works, EscaparArtes is temporary and the art only remains until the space is rented. This aspect, in combination with creating a show-like atmosphere, calls substantial attention to the storefront and sets it apart from other public art endeavors. I examine how EscaparArtes can be used as a model for future public art projects and what factors should be changed to increase effectiveness.

 El uso de arte en la esfera pública: un combatiente del deterioro urbano

Un gaditano está andando por el centro comercial en Cádiz. Es un día bello, las campanillas de la iglesia suenan y él pasea por algunas tiendas hasta que llega a una en particular. Ésta carece de movimiento, y hay un letrero enfrente que dice “se alquila.” Nadie está adentro salvo su reflejo en el escaparate. Afuera puede oír el ruido de la vida cotidiana que continúa inalterada, pero por dentro el silencio es hondo como un eco del pasado.  En tan pocas palabras puedes resumir lo que pasó a la tienda, porque es una historia bastante familiar para demasiados lugares de trabajo en España tras la crisis financiera de 2008. Trabajo perdido. Puertas cerradas. ¿Pero qué pasa cuando el vacío es sustituido por una obra de arte? Un movimiento llamado EscaparArtes puso en marcha exactamente este concepto de usar arte en el espacio público en abril 2013. EscaparArtes puso obras de arte en los escaparates de las tiendas cerradas en el casco histórico de Cádiz con la intención de dinamizar el espacio y recuperar el ánimo del consumo de bienes y servicios (Planetacadiz.com). Al principio, los críticos lamentaban que sólo era un método de “maquillar la miseria” y que no apoyaba suficientemente las pequeñas empresas. También había dudas sobre dónde vinieron los fondos del proyecto. Es cierto que el arte público tiene la capacidad de cambiar el espacio en una manera que beneficia la comunidad entera por educarla sobre temas sociales, revitalizar la calle, impulsar la actividad comercial y servir como un agente de cambio. Pero, para tener éxito, hay una cierta mínima base que necesita cumplirse, porque si no, el peatón no se fija del arte, y el impacto es disminuido.

El arte es frecuentemente la técnica más ignorada en la discusión sobre métodos para instigar el desarrollo social. Afortunadamente, el arte público ahora está en la vanguardia de iniciativas innovadoras porque se ha sometido a unos gran cambios, diversificándose el diseño y localidad, y tiene más éxito debido a su nueva versatilidad, según Patricia Phillips de Cornell University:

Public art excludes no media, materials, or process. It can require years of planning, consultation and approval to develop, or it can occur spontaneously and unsanctioned. It can be momentary or lasting. It can at once excavate the past and envision the future. With a broadening of the conception of public, it can happen at almost any time, with anyone, and virtually anywhere. (Phillips, 2)

Originalmente, al arte público sirvió el propósito de la conmemoración y la ornamentación. El gran monumento en la plaza de España en Cádiz, por ejemplo, fue construido en conmemoración de la constitución de 1812. Recientemente, el arte público ha involucrado más la regeneración urbana, la construcción de una imagen, y la mejora de bienes raíces, y se debe el cambio de propósito a una responsabilidad elevada en como los fondos privados y públicos son encargados (Norman, 1).  El arte público opera en la relación entre el esfuerzo artístico y la reacción del público, que tiene la capacidad de cambiar. Es una experiencia interactiva, y PlanetaCadiz, con el apoyo del Ayuntamiento, decidió usar el arte público como un combatiente contra los malos efectos de la recesión de 2008 y para destacar problemas en la sociedad. Crearon un proyecto llamado EscaparArtes, que enfoca en fomentar la integración entre empresa y arte.

Para entender por qué es fundamental reparar el estado económico de Cádiz por llenar los espacios vacantes, necesitamos considerar  la reciente historia de España.  Cuando España adoptó el euro, el país experimentó un boom, usando préstamos baratos para financiar la construcción de nuevas casas. Cuando la burbuja de propiedades se rompió, la crisis económica fue generada, así aumentando el paro. Ahora 27% de la población está en paro, y el índice está más elevado entre los jóvenes; algunas estadísticas estiman que más de 55% están sin trabajo (BBC.com). Con la escasez de dinero, los consumidores han tenido que ser más frugales, lo cual resulta en un menor gasto en empresas locales. Además, el alquiler de los espacios resulta en un precio inasequible para las pequeñas empresas. Es difícil permitírselo, e inevitablemente las tiendas son forzadas a cerrar. Debido a este problema, demasiadas tiendas se quedan vacías, abandonadas en las esquinas como si estuvieran congeladas en el tiempo. Este problema se manifiesta particularmente en la conocida calle Ancha en Cádiz, donde cuesta hasta 9.000 euros mensuales para alquilar los locales, y hay cinco empresas  que han cerrado el año pasado (“La calle Ancha sigue perdiendo comercios”).

El cambio de los espacios vacantes en Cádiz es necesario para la restauración del ambiente positivo, porque el estado de deterioro da una imagen decadente a las calles. En 1984, Heinrich Klotz comentó, “Si a los arquitectos les gusta o no, la arquitectura sirve como un vehículo de significado aun si su debido es ser sin significado.” Del exterior, el espacio es solamente un lugar abandonado, pero también está lleno de significado. Refleja el impacto severo de la crisis económica. Cambia el sabor del barrio porque destaca que no es un lugar en desarrollo sino un lugar en declive. Los espacios vacantes en la calle Ancha solían representar el éxito comercial de Cádiz, pero ahora no son más que sombras de lo que eran antes de cerrar.

Para los que viven en la vecindad de uno de los espacios, su impacto negativo es  significativo . El efecto perjudicial es visible en el valor reducido de propiedades e impuestos. Es un problema que se auto-perpetúa porque las pequeñas empresas no pueden quedar debido a los altos impuestos, pero cuando se van , el espacio cuesta al Ayuntamiento un exorbitante precio. El deterioro urbano no solamente afecta a los gaditanos por el coste doméstico, sino también en la pérdida del beneficio del turismo.  Por el internet, un gaditano lamentaba que “los nidos de ratas, suciedad y mala imagen” resultan del cierre. La apariencia es un factor en el reducido nivel de turismo, que se basa  en la idea que el país provee una experiencia ideal. Un visitante comenta “veo Cádiz como una ciudad sin futuro, donde cada vez hay menos juventud y cada vez hay menos posibilidades.” (“La calle Ancha sigue perdiendo comercios”). Durante los años de 2008 y 2009, el turismo En España  bajó 13%, una estadística descorazonadora para el país que es el segundo en el mundo cuando se trata de ingresos turísticos (Cutakova, 3).

Con ese antecedente, la idea de implementar un movimiento artístico es una ocurrencia genial. La oficina gaditana de Francisco Cano, el director de PlanetaCadiz, está llena de proyectos futuros, con un tiburón construido con echazón de La Caleta, la playa más central para la parte antigua de Cádiz, colgado del techo;hay muñecas reconstruidas en los estantes. Lo que separa EscaparArtes de otras iniciativas artísticas, es que EscaparArtes es temporal. Cuando se realiza cada obra, se da protagonismo a los espacios vacantes para que se alquilen (PlanetaCadiz). El proyecto ya tiene éxito, con una localidad en Calle Ancha en el proceso de ser convertido en una panadería. Una extensión del proyecto que se llama el “Cadiz Preview,” otra exposicion de arte público, recuperaron un espacio emblemático de la ciudad, La Casa Palacio de la Blanca Aramburu en la plaza de San Antonio. En cinco días, hubo 7.000 visitas, por un proyecto que “reúne una muestra de artistas, diseñadores, gestores culturales, empresas y colectivos entorno a la vanguardia cultural, vinculada al movimiento contemporáneo.”(La Voz Digital)

Es verdad que el concepto de usar el arte como una herramienta de cambio social y político tiene una interesante historia.  En tiempos económicos difíciles, el arte es frecuentemente utilizado como un método de dinamización de espacios urbanos. Fue utilizado en Detroit tras el colapso de la industria automotriz por el artista Tyree Guyton como “protest art” (Walters, 64) contra el declive de su barrio. En edificios abandonados, Guyton fundó el Proyecto Heidelburg, que ahora atrae a un cuarto millón de turistas a Detroit cada año (Warren, 1). El impacto fue asombroso. Guyton se ganó atención nacional cuando Oprah Winfrey le invitó a una entrevista en The Oprah Winfrey Show. La publicidad ha puesto el enfoque en el problema del deterioro urbano. Además, unificó a la comunidad porque ésta apoyaba el proyecto y ayudó a Guyton cuando al principio el ayuntamiento no la apoyaba.

Un ejemplo conmovedor en el otro lado del mundo es el muro de Berlín. Fue construido en 1961 para separar Berlín occidental y Berlín oriental durante la Segunda Guerra Mundial. Antes de su destrucción en 1989, el muro sirvió como una representación de la opresión comunista. En el muro occidental, se podría ver grafiti de colores brillantes de artistas de todo el mundo. En la parte oriental, nada. A los ciudadanos no se les permitió acercarse al muro para pintarlo. La pintura sirvió como una voz política, ejemplificada por la aprobación del gobierno en el lado occidental del grafiti. Acompañaba al reto que Reagan presentó a Mikhail Gorbachev que se demoliera el muro. El grafiti fue un modo de expresión con un impacto tan duradero que cuando en 1989 se destruyó el muro, se preservó una porción que se llama la galería del lado este para que pudiera ser adornado con  grafiti (Swain, 1). Era una manifestación física del cambio drástico en el estado político de Berlín. El muro de Berlín demuestra que el arte tiene el poder de iniciar y apoyar un movimiento, especialmente con el apoyo del gobierno y la participación de la gente.

Aunque EscaparArtes es diferente en que las obras son temporales, también ha experimentado éxito. Hay factores críticos para medir si el arte público servirá para dinamizar el espacio que también  pueden ser aplicados al arte temporal. Es decir, los factores son relevantes, pero en un diferente contexto. Primero, el arte temporal necesita proveer la disposición de empleo. Los problemas psicológicos, la pobreza, la exclusión social, y la dependencia en beneficios sociales bajan cuando el empleo es aumentado. EscaparArtes provee el empleo por destacar  el trabajo de los artistas y atraer a los  consumidores a las empresas.  La accesibilidad del arte también es vital en promover el espacio para dar visibilidad. La capacidad de todos a ver las obras es esencial para el éxito del proyecto porque la gran importancia de arte público es que el mensaje puede ser accedido por todos. Además, “citizens aspire to live, work and participate in leisure and cultural activities without traveling too far” (Smith, 2000). Los dos próximos factores no pertenecen a EscaparArtes pero destacan la flexibilidad que el proyecto tiene. El diseño necesita tener una apariencia agradable, pero al mismo tiempo es útil incorporarlo con el diseño existente porque características locales necesitan ser respetadas para preservar la herencia de la comunidad. Las obras en los escaparates son temporales, y su incorporación dentro del   alrededor es irrelevante. Este aspecto da más libertad al diseño del arte. También el arte necesita tener una infraestructura social y estar en un lugar donde los mirando el arte se siente seguros.

Además de los factores arriba, descubrí durante mi tiempo en Cádiz que una obra estática no es suficiente para llamar la atención de viandantes porque falta la calidad más importante, que es el interés de los mismos. Puede tener todos los componentes. Puede estar en un sitio local, con buen acceso a los peatones, pero si no tiene un aspecto dinámico, y si no incorpora a la gente en una manera simbiótica, la ejecución falla. Según Francisco Cano, “la escultura como el monumento publico adquiere, al ocupar un espacio democrático, una responsabilidad con los habitantes y debe tener, por lo tanto, un sentido cívico que promueve la convivencia y la participación ciudadana, basándose en la colectividad y, si es posible, en la interactividad.” Se ve la estética fallida en las pantallas instaladas por el ayuntamiento en la Plaza de San Juan Queco y Queca que dan una de las “más insólitas historias de desamor y desapego conocidas entre arte público y ciudadanía” (“Arte público: consejos sociales”). El Ayuntamiento no pagó a un artista sino un arquitecto para construir las pantallas. El diseño de las pantallas es algo abstracto con que la gente no se relaciona. En vez de ser una obra de arte, es un anuncio apoyando el Ayuntamiento que no beneficia a los ciudadanos. No educó a la gente ni incluyó a los ciudadanos en el proceso de elegir el diseño, aunque el desmedido coste vino de fondos públicos.

EscaparArtes es enteramente diferente de las pantallas en como atrae el interés de la gente. Hacer un espectáculo con el espacio es imprescindible a EscaparArtes, casi más que para el arte público que es permanente, porque no va a  existir durante demasiado tiempo, y necesita ser reconocido inmediatamente. Su propósito es  destacar el espacio, para que se alquile . Para cumplir esto, EscaparArtes hace eventos para promocionar el proyecto y atraer el interés de la gente e incorporarla  al mismo tiempo. No era tan bien anunciado al principio. El Diario de Cádiz comentó que “pocos viandantes se percataron ayer de esta novedad. La mayoría seguía su camino mirando hacia delante, sin atender a lo que ocurría a su alrededor.” (Artistas gaditanos darán vida a los escaparates,” 2). En el mundo moderno, para tener éxito, un proyecto como EscaparArtes necesita prácticamente saltar enfrente de su público. Uno de los participantes, Pablo Muñoz, vivía en el escaparate por  48 horas, y  los viandantes se pararon para mirarlo. Las empresas locales participaron también; los restaurantes le traían comida a él y otras empresas proporcionaban material de pintura. Fue uno de los mejores métodos de anunciar el proyecto que incluyó a  la comunidad entera.

Pablo Munoz pintando cuando vivía en el escaparate por 48 horas. Fotografía de Flavia Bernardez

El pintor Pablo Munoz cuando vivía en el escaparate por 48 horas. Fotografía de Flavia Bernardez

Uno de los beneficios de la publicidad es que sirve como un catalizador positivo por educar sobre temas sociales. Cado una de las obras enfoca en un tema provocador. Pablo Muñoz, un gaditano de Cádiz, quiere que su obra sirva para iniciar la interacción visual entre ese espacio desacralizado y el peatón para crear una población informada y educada a través de la cultura y del arte (EscaparArtes.com). Su obra cuestiona la imagen idealizada del estudio del artista, y el rol del artista mismo. Quiere demonstrar que no solamente el arte sino  el artista también debe salir a la calle para que sea conocido. Rompe la barrera entre la obra y su público.

Una obra de medicina para enfermedades sociales de Lo Herrera en un escaparate en Cádiz. Fotografía de Flavia Bernardez

Una obra de medicina para enfermedades sociales de Lo Herrera en un escaparate en Cádiz. Fotografía de Flavia Bernardez

Otra artista Lo Herrera destaca una farmacia que prescribe medicina para “enfermedades” comunes como el sedentarismo o la adicción a la televisión para destacar problemas en nuestra sociedad. Como el muro  de Berlín, funciona para protestar partes de la sociedad que necesitan cambio. Una caja en particular se llama “lectorex” y las instrucciones dicen:

  •  Tratamiento sintomático de la adicción televisa
  • Cápsulas duras de liberación prolongada
  • 30 cápsulas duras
  • Vía oral

A primera vista parece un tratamiento realista, escrito en la misma manera. Solo al verla una segunda vez, se ve que está criticando la adicción de la televisión, y allí se encuentra su maravilla. Es un tema relevante con que todos pueden identificarse. Instiga diálogo entre la familia, y si una persona se acuerda de ese tratamiento esa noche, y apaga la tele, la obra ha cumplido su propósito.

Obra de arte de Arsenio Rodríguez, construido de botellas recicladas. Fotografía de Flavia Bernardez

Obra de arte de Arsenio Rodríguez, construida de botellas recicladas. Fotografía de Flavia Bernardez

 

La tercera obra que está instalada es de Arsenio Rodríguez, y de las tres es la más estética. Usa botellas recicladas colgadas por una tanza, como si fueran peces suspendidas en el agua. Usa colores brillantes para crear otro mundo fantástico. Todo se hace  con la idea de crear algo nuevo a base de  lo usado o consumido. Según su página de web, los peces “reflexionan sobre la precariedad en tiempos de contención y sobre la creatividad como generadora de estímulos de supervivencia en momentos en los que las carencias se hacen más evidentes.”(planetacadiz.com). Este tema  puede ser entendido por personas de todos los años.  El impacto de las “enfermedades” sociales es disminuido para los niños debido a su nivel de sátira. Los peces son más fáciles  de  entender, y demuestran cómo el arte puede llegar  a  personas de cualquier edad.

Nato Thompson, el curador de otra exposición de arte público, Interventionists: art in the social sphere, pone en perspectiva el impacto profundo que el arte tiene en la esfera pública.  Pronuncia con fuerza que “This is the art of the interventionists, who trespass into the everyday world to raise our awareness of injustice and other social problems. These artists don’t preach or proselytize; they give us the tools to form our own opinions and create our own political actions” (Thompson, 23). Es similar a otra iniciativa con arte creado por los alumnos del primer curso del Ciclo de Grado Superior de Mobiliario que también era temporal. En esta iniciativa, los estudiantes construyeron un espacio  interior en plena playa de la Victoria. Como en el caso  de EscaparArtes, había ciertos niveles de ejecución de objetivos. Los estudiantes construyeron los espacios con el objeto de demostrar las propuestas creativas y ecológicas de los futuros profesionales de la escuela, y hacer una actividad fuera de la clase donde “todo el mundo la puede contemplar” (“Los alumnos de arte moldean una sala de estar” p. 1) que es una idea que las obras del arte público llevan en común. Además, los alumnos pretenden ofrecer una sensación de hogar a todas aquellas personas que se han quedado sin un lugar para vivir. (“Los alumnos de arte moldean una sala de estar”)

A través de destacar problemas sociales, el arte público unifica a la comunidad por expresar partes de la vida cotidiana que tienen un influencia sobre  todos los ciudadanos. El arte al aire libre ayuda a definir y unificar una ciudad y enriquecer las vidas de los ciudadanos (Windsor, 3).No es fácil hacer la vista gorda pasando por la Plaza de España, haciendo caso omiso de los cuatro sacos de dormir en el suelo, o pasando tienda tras tienda cerrada, con grafiti crudo y vidrio roto. He encontrado que el arte público  une a  la gente por una causa común y apoya la creación de una mentalidad abierta para que busquemos, como un grupo unificado, una solución de  las dificultades que nos enfrentan.

El cambio del espacio de un lugar en declive, como las calles en Cádiz, a una exposición  del arte también revitaliza la calle porque limpia la imagen del espacio. Su propósito escondido es promover la cultura artística de Cádiz en vez de demostrar el deterioro de la calle. Elimina la suciedad y la infestación de ratones que encuentran un hogar en los espacios abandonados. Cuando antes los peatones pasaron por las tiendas cerradas, ahora paran para leer y mirar a las obras diferentes. Son dinámicos y llaman la atención de los peatones, debido a los espectáculos que hace EscaparArtes. Ya que las obras cambian cada seis meses, se quedan actuales y relevantes. Los espacios no se quedan estancados, así que no desaparecen al fondo que ayuda su propósito de alquilar los espacios.

Aunque la gente mira el  arte, no es asegurado que le  vaya  a gustar. Una pregunta con que se enfrenta una iniciativa es ¿Quién es nuestro público? Una exposición en Madrid ¿Cuándo? destacó una obra con un tema controversial, donde un maniquí vestido de monja estaba “cultivando” bebés de juguete. Fue creado por criticar el robo de niños por la iglesia (“Puestos de arte y controversia.”). Ese tipo de obra causa el enfrentamiento con un tema tan sensible, y puede ponerse la gente incomoda. El clamor en contra de la obra era tan vocalizado que  la obra fue retirada.

Rosalyn Deutsche defiende la obra por decir que “Public Art cannot hope to express values held by everyone. Still its goal should be to serve unified if multiple publics.” Es verdad que hay temas controversiales, y algunos se chocan con las convicciones de la gente, pero ése es un problema poco significativo en comparación con la importancia del mensaje del arte público. Durante un tiempo cuando el gobierno español se aboga por  privatizar casi todo y dice que es para “combatir la deuda” de la crisis económica, incluyendo los cuidados de la salud, es importante mantener la democracia participativa (Montero, 162). El arte público devuelve el poder a las manos de los ciudadanos por crear una plataforma equilibrada para todos. No cuesta nada para ver las obras, ni hay barreras entre la gente y la habilidad de verlas. Siempre son accesibles a todos iguales.

Hay definitivamente métodos para mejorar EscaparArtes y obras del arte público en general, porque el arte público continúa a cambiar con ciertas barreras. El nivel de éxito depende de si el gobierno local y la sociedad civil, los ciudadanos, se hacen cargo de sus propias responsabilidades. La relación entre EscaparArtes y el Ayuntamiento es  delicada y cuestionable. Aunque el Ayuntamiento parece ser  colaborador del proyecto porque al principio dijo que tratará la luz de los espacios a través de su empresa Eléctrica de Cádiz, que también aparece como una colaboradora, después intentaron cobrar la luz a EscaparArtes. Al final de todo, el Ayuntamiento no ha proporcionado apoyo financiero de ningún tipo a EscaparArtes. El apoyo del gobierno es fundamental en asegurar el pago de servicios públicos. Sin luz, se afecta la visibilidad del arte y se disminuye el impacto de la obra. La Casa de las Artes en Cádiz se enfrenta con el mismo problema porque tiene el riesgo de ser cerrada debido a la acumulación de una deuda económica que se acerca a los 23.000 euros (Nuevo aviso de corte de luz por impago a La Casa De Las Artes.”). Por la segunda vez, este edificio centro cultural que coordina  las enseñanzas de Música, Artes, y Danza, está en peligro de sufrir el corte del suministro por impago de los recibos. Provee una salida creativa para los niños, accesible a todos, pero sin luz, no es funcional.

Además, la mentalidad del pueblo, la ciudadanía, el público necesita cambiar. Es importante que la educación sea primordial porque desde ahora la gente se acerca al arte en una manera poco respetuosa porque no aprecian el arte. Por eso, PlanetaCadiz, en el futuro, intentará crear una alianza con la universidad, posiblemente el Colegio de Arquitecto, que es neutral y fuera de partidismo. Es un método para involucrar a los jóvenes en el proyecto. La universidad es un compañero que no lleva malas relaciones con otros partidarios. Desde ahora PlanetaCadiz es apoyado por una asociación de comerciantes en el centro de Cádiz. En total, hay tres asociaciones en Cádiz que se llevan muy mal , tan mal que si EscaparArtes fue apoyado por los tres, tendrá que hacer diferentes páginas de web para que no estén juntos, y esto disminuye los fondos que recibe el proyecto (Francisco Cano).

Con todo lo que se ha enfrentado, EscaparArtes ha triunfado en convertir los escaparates vacantes en un espacio público atractivo y bien mantenido. Aunque todavía hay barreras en la utilización del arte como un método para combatir problemas sociales como la pérdida del hogar y el cierre de empresas, EscaparArtes está cumpliendo su propósito de impulsar el desarrollo social, cultural, educativo, y económico, a través de su accesibilidad, la publicidad, la interacción con los viandantes, y los temas de las obras. Al poner el poder de nuevo en las manos del público, Cádiz tiene la calidad única de ser la ciudad más antigua del occidente, pero también una de las ciudades en la vanguardia de la innovación, y puede servir como un modelo para futuros proyectos socialmente comprometidos.

Obras citadas

Burgos, Santi. “Puestos de arte y controversia.” El País [Madrid] 17 mayo 2013: 54. Impreso.

Cano, Francisco. “Arte público: consejos sociales.” El Independiente De Cádiz 21 abril 2013: 60. Impreso.

Cano, Francisco. Entrevista personal. 5 de junio, 2013.

Cutakova, Iveta. “Analyzing Satisfaction of Tourists in the Spanish Mediterranean Arc: A First Look at data and Some Statistical Tests.” Universidad Politécnica de Cartagena.

EscaparArtes. PlanetaCadiz, 2013. Web. 1 May. 2013.

Doyle, Jim. “What Is Public Art?” EPAN. Jim Doyle Design, n.d. Web. 15 June 2013.

Durio, Pablo. “Nuevo aviso de corte de luz por impago a La Casa De Las Artes.” Diario De Cádiz 3 junio 2013: 10. Impreso.

Jones, Lindsay. The Hermeneutics of Sacred Architecture. Center for the Study of World Religions, 2000.incomplete reference

“Los alumnos de arte moldean una sala de estar en la Playa Victoria.” Diario De Cádiz [Cádiz] mayo 2013, Cultura Y Ocio sec.: 47. Impreso.

Hernández Mateo, Pilar. “Artistas gaditanos darán vida a los escaparates de locales vacíos”. Diarodecadiz.es. Diario de Cádiz, 16 de abril 2013. Web. 24 de abril 2013.

Hernandez Mateo, Pilar. “La calle Ancha sigue perdiendo comercios”. Diariodecadiz.es. Diario de Cádiz, 12 de abril 2013. Web. 1 de mayo 2013.

Montero, Alfred. “Decentralizing Democracy: Spain and Brazil in Comparative Perspective.” Comparative Politics. 33.2 (2001): 149-169. Print.

Norman, E. “Community Operational Research Issues and Public Art Practice: The Art Director System.”Journal of the Operational Research Society. 51.5 (2000): 510-517. Print.

Thompson, Nato. The Interventionists Users’ Manual for the Creative Disruption of Everyday Life. 2nd ed. New York: MASS MoCa, 2006. Print.

Walters, Wendy. “Turning the Neighborhood inside out: Imagining a New Detroit in Tyree Guyton’s Heidelberg Project”. TDR (1988) 45.4 (2001): 64-93. Print.

Warren, Tamara. “Tyree Guyton is Revitalizing Detroit through Visual Art”. Life and times. Life and Times.,5 Feb. 2013. Web. 1 May. 2013.

“Spain Unemployment Hits Record High.” BBC News. BBC., 25 April 2013. Web. 1 May 2013.

Stamm, Alan. “Outdoor Art Helps Define and Unify Birmingham, Experts Say.” Birmingham Patch. 2013 Patch, May-June 2011. Web. 13 June 2013.