Limiting Social Consciousness: The Effect of Legislation Change on Gender Equality in Spain

Alexcia Chambers '16International Relations

Alexcia Chambers ’16
International Relations

Limiting Social Consciousness: The Effect of Legislation Change on Gender Equality in Spain

by Alexcia Chambers

Abstract

Gender based violence is a considerable domestic issue in Spain today. To combat this problem, reformers have placed special emphasis on coeducation as a means of promoting gender equality and preventing gender-based violence. However these developments have created serious backlash from the current central government, which is fighting against coeducation in schools and undoing innovative legislation. In January 2012, the Spanish central government eliminated the course on Education for the Citizen, the only subject in the Law for the Improvement of Educational Quality that addressed the issue of gender equality.  Consequently, issues such as homosexuality and gender equality no longer have an official place in Spanish classrooms. The elimination of this subject shows that progressive laws passed in recent years do not reflect the reality or the current mentality of Spanish society, nor does it reflect any desire to invest in the future of gender equality. Today, Spain has significantly higher levels of violence against women as compared with other European countries, providing tangible evidence that the macho mentality created under Franco’s dictatorship 40 years ago still exists today. Under the regime of Francisco Franco, Spain experienced political oppression and severe limitations on civil rights.

 

Limitando la conciencia social: un análisis del efecto de cambiar la legislación sobre la igualdad de género en España

Bajo el régimen de Francisco Franco, España experimentó opresión política y limitaciones muy severas de los derechos civiles. Cuando Franco y sus seguidores no estaban luchando en contra de ellos que querían otra revolución, estaban legislando en contra de la mujer. A pesar de que las mujeres españolas nunca han disfrutado por completo de igualdad con los hombres, Franco legalmente y socialmente prohibió todas las posibilidades de igualdad de género. Franco abolió toda la legislación de la República que daba derechos a las mujeres y forzó una sociedad estrictamente patriarcal volviendo a las mujeres a la función tradicional de las tareas en la casa. Además, la coeducación fue abolida en las escuelas, y la familia tradicional se convirtió otra vez en la base fundamental de la nación (La mujer durante el franquismo). En realidad, la maternidad sirvió como excusa para dejar a la mujer al margen de la vida pública, de los derechos políticos, y de la educación (La coeducación 10). Todas las escuelas mixtas se separaron, y bajo la gestión religiosa se enseñó a chicas jóvenes habilidades para su futuro como amas de casa (Propuesta de intervención 49). Cuarenta años después de la muerte de Franco en 1975, los efectos adversos de sus políticas sexistas se hacen visibles en los niveles altos de España relevantes a casos de violencia contra las mujeres, en comparación con el resto de Europa (TSN Opinion).

Por esta razón, la reforma educativa en el periodo posfranquista ha hecho especial énfasis en la coeducación como medio de promoción de la igualdad de género y de prevención de la violencia basada en el género. Desde la muerte de Franco, fomentar la igualdad entre los sexos se ha manifestado a través de leyes como La ley 12/2007, de noviembre 26, para la promoción de la igualdad de género en Andalucía, que insiste en la promoción de la igualdad de oportunidades en el ámbito educativo (Propuesta de intervención 49). No sólo las escuelas públicas y concertadas han recibido el mandato para la coeducación de la Corte Suprema según el artículo 84.3 de la Constitución Española, pero también otras leyes han comenzado a reconocer la correlación entre la desigualdad de género y la violencia de género.

El mejor ejemplo de este reconocimiento se muestra con la Ley 13/2007, del 26 de noviembre, sobre las medidas de prevención y protección integral contra la violencia de género (Propuesta de intervención 30). A los efectos de esta ley, “se considera violencia de género aquella que como manifestación de la desigualdad y las relaciones de poder de los hombres sobre las mujeres,” codificando la conexión directa entre las dos cuestiones (Propuesta de intervención 30). Sin embargo, todos estos avances han suscitado una gran reacción negativa por parte del gobierno central actual, luchando contra la coeducación en las escuelas y deshaciendo la legislación innovadora.

Una de las leyes más eficaces que ha sido implementada en España hasta la
fecha ha eliminado unas de sus asignaturas más importantes en el tema de la educación. En enero de 2012, el gobierno central español eliminó la asignatura de Educación para la Ciudadanía, la única asignatura en la Ley para la Mejora de la Calidad Educativa que abordaba la cuestión de la igualdad de género (Tobella). Consecuentemente, temas como la homosexualidad y la igualdad de género ya no tienen un lugar oficial en el aula de España. La eliminación de esta asignatura muestra que a pesar de las leyes más progresistas de la promoción de la igualdad de género sí existen de alguna manera, estas leyes no reflejan la realidad ni de la mentalidad actual de la sociedad española, ni refleja ningún deseo de invertir en el futuro de la igualdad de género.

En comparación con otros países europeos, España tiene niveles significativamente altos de violencia contra las mujeres, proporcionando evidencia palpable de que la mentalidad machista creada bajo la dictadura de Franco todavía existe hoy en día. (TNS Opinion). Por lo tanto, la mejor manera de luchar contra el problema de la desigualdad de género es la prevención mediante la educación. Por eso, existen numerosas iniciativas y programas establecidos por autonomías y entidades privadas para la promoción de la igualdad de género en España. Sin embargo, la falta de una plataforma nacional para abordar el tema de la desigualdad de género deja a los maestros sin espacio para difundir este importante aspecto de la conciencia social en los estudiantes. A pesar del entusiasmo de un profesor o de su sensibilidad para la promoción de la igualdad, la ausencia de la educación reglamentada para la ciudadana, actúa un enemigo invisible trabajando en contra del movimiento para la igualdad de género.

Teniendo en cuenta sus consecuencias, no es sorprendente que la asignatura de la Educación para la Ciudadanía y Derechos Humanos para la Educación Cívica en enero de 2012 fuera eliminado. El objetivo en establecer tal asignatura fue “el desarrollo de personas libres e íntegras” y “la formación de futuros ciudadanos con criterio propio, respetuosos, participativos y solidarios” (“Disposiciones generales”) se requirió de un mínimo de 50 horas lectivas. El aumento de horas fue compensado por la reducción de 25 horas de clase de lengua y literatura y la eliminación del requisito mínimo para la educación religiosa. Por lo tanto, las concesiones por parte de la Iglesia a favor de un material más moderno fuera muy polémico en un país mayoritariamente católico como lo es España (Propuesta de intervención 49). La inclusión de la asignatura de temas como la homofobia, las desigualdades sociales, y “nacionalismo excluyente,” creó un gran revuelo entre los que se resisten a los cambios sociales e ideológicos significativos en España (Aunión). Por lo tanto, cuando el Ministro de Educación, José Ignacio Wert, anunció en 2012 que la asignatura de Ciudadanía se sustituye por la de Educación Cívica y Constitucional, explicó que se centraría más en el respeto de los límites legales y constitucionales (Aunión).

Aunque la mayoría de los oficiales afirman que la eliminación de la asignatura de la Ciudadanía fue supeditada por la crisis económica de España, la mayoría a favor de la asignatura de la Educación para la Ciudadanía argumenta que la crisis es una excusa. “Es una cuestión puramente ideológica,” explica Maica Serano, la Jefa de Servicio del Instituto de la Mujer de Andalucía en Cádiz. “Es una excusa para todo el retroceso que se está haciendo, [y ahora] la igualdad se ve como un lujo cuando en realidad debe ser la inversión más importante.” Ahora, sin un medio para tratar cuestiones de igualdad de género en el aula, la cuestión ha dado un paso decisivo hacia atrás, y por eso se puede temer, que los casos de violencia de género sigan aumentando.

A  pesar de que la mayoría de los programas públicos y privados actuales destinados a la formación del profesorado siguen adelante, lo hacen sin el apoyo del gobierno central. Pero como en el caso de estos programas, en vez de concentrarse en los alumnos directamente, la lucha es hacia una labor de concientización, de sensibilización, de intervención para la prevención de la violencia en el futuro (Serano). Lo peor es que los gobiernos de autonomías individuales,  Andalucía en particular, tienen que encontrar maneras de pasar de lado los mandatos del gobierno central para promover las iniciativas de igualdad de género. Por ejemplo, en un intento de incorporar de alguna manera los problemas sociales en la discusión escolar, la Junta de Andalucía ha ordenado que cada escuela tenga en el edificio un experto o especialista en este tipo de cuestiones sociales para los estudiantes y maestros (Serano). Sin embargo, dado que estudiantes y los profesores no están educados sobre los temas, estos expertos no son utilizados efectivamente (López). Mejor dicho, las jóvenes no son conscientes del hecho de que el maltrato no es normal, entonces no buscan o piden ayuda. Por consiguiente, los españoles se quedan con un futuro incierto en cuanto a la educación social en las escuelas. Esto, sin duda, podría impedir la mejora de las relaciones de género en las escuelas y, por consiguiente perpetua la mentalidad machista promovida por el franquismo hace 40 años.

La mejor manera de cambiar la percepción de los roles de género para las generaciones futuras es aprovecharse de la impresionabilidad de los niños en la educación primaria. Todavía no hay un consenso en cuanto a qué edad es mejor comenzar la enseñanza de la igualdad de género, pero de acuerdo con Alessandra Guedes, la Asesora Regional de la Violencia Intrafamiliar en la Organización Mundial de la Salud/la Organización Panamericana de la Salud, “hay una sensación de que si usted espera trabajar con los adolescentes, esas normas quizá tan arraigadas son muy difícil de cambiar, o casi imposible.” En edades tempranas, la socialización fundamental comienza cuando los niños aprenden a hablar, a comunicar sus necesidades, y a expresar sus sentimientos y emociones (Propuesta de intervención 19).

Campaña del juego y el juguete no sexista, no violento del Instituto Andaluz de la Mujer para sensibilizar a la población sobre la necesidad de eliminar el contenido sexista en el aula

Campaña del juego y el juguete no sexista, no violento del Instituto Andaluz de la Mujer para sensibilizar a la población sobre la necesidad de eliminar el contenido sexista en el aula

Mientras tanto, los estudiantes de primaria empiezan a asimilar los códigos culturales del grupo y aprender a ser mujeres y hombres (Propuesta de intervención 9). Por este razón, las niñas y los niños crecen pensando que sólo hay una manera de ser mujer y una manera de ser hombre, con ciertas funciones, responsabilidades y capacidades para cualquier género (Propuesta de intervención 21). Desafortunadamente, este hecho limita potencial al regirse por el modelo de cómo ser mujer o ser hombre que dicta  la sociedad y obliga a los niños a adaptarse a esa norma. Aunque se entiende que los niños en edad de escuela primaria son los más receptivos a los cambios sociales ya que sus estructuras sociales aún no se han formado, la ausencia de una forma de ayudar a moldear positivamente aquellas estructuras en el currículo de los maestros niega la oportunidad de enseñar a los niños sobre el respeto mutuo y abordar un problema social.

Así, sin una plataforma oficial para discutir temas sociales con implicaciones reales, el papel del profesor en la promoción de alumnos socialmente más consientes ha cambiado dramáticamente. Dado que los niños pasan la mayor parte de su tiempo entre el hogar y la escuela, la escuela sustenta una gran parte de la carga educativa de la sociedad (Hernández). Sin embargo, debido a que el currículo entre las escuelas españolas no es coherente, la educación social depende de lo que el profesor quiere enseñar y en lo que el profesor tiene la capacidad de enseñar. Según Alicia Carmona Gallego, psicóloga del Centro Provincial del Instituto Andaluz de la Mujer en Cádiz, el profesor es el mayor instrumento de cambio,  pero lo que se transmite en el aula depende totalmente de la sensibilidad de cada maestra o maestro.

Una sala de espera no sexista de los niños pequeños en el Centro Provinvial del Instituto Andaluz de la Mujer en Cádiz

Una sala de espera no sexista de los niños pequeños en el Centro Provinvial del Instituto Andaluz de la Mujer en Cádiz

Sin mandato de abordar temas fuera de las materias básicas como las matemáticas y la literatura, la aplicación de programas que educan sobre la igualdad depende del compromiso personal que cada instructor o instructora tiene. Con el aumento del número de estudiantes en cada clase y otras presiones añadidas, los profesores tienen que elegir entre seguir los lineamientos establecidos por el estado, por una parte, y por otra, dejar energía y tiempo de clase precioso para estructurar de manera positiva la forma en que los niños y las niñas interactúan. En general, existe una falta de consenso en cuanto a la importancia de inculcar a los niños socialmente responsables morales. Por esta razón, los maestros y las maestras que están interesados en fomentar una conciencia social se quedan que se arreglárselas con pocos recursos para aprender ellos mismos y para enseñar a sus estudiantes sobre el tema.

La ausencia de apoyo gubernamental en esta área se suma a una gran resistencia por parte de algunos padres, que son un obstáculo más para los maestros a favor de un aprendizaje y conocimiento social más moderno. Según Isabela López, maestra de escuela primaria por 32 años, la asociación de padres de su escuela es “como un muro.” Ella explica que cuando se trata de la coordinación de funciones y eventos escolares dan un gran apoyo para la recaudación de dinero. Sin embargo cuando se habla de la posible incorporación de las cuestiones sociales en el plan de estudios, la discusión termina rápidamente (López, Entrevista personal).

En este momento, el hijo se une al lado de la madre y el padre se ve aparentemente separado. Foto de Mike Blum

En este momento, el hijo se une al lado de la madre y el padre se ve aparentemente separado. Foto de Mike Blum

Además, las niñas y niños aprenden mediante la observación y la imitación del comportamientos de los mayores, entonces las lecciones aprendidas en la escuela con respecto a la igualdad entre los géneros a menudo contradicen lo que los niños ven en sus casas (Hernández). Por ejemplo, cuando los niños ven que en el hogar las madres son las únicas responsables por el mantenimiento de la casa y el padre es atendido después de un largo día de trabajo, el mantenimiento de estos roles tradicionales de género refuerza la idea en los niños que ellos mismos deben conformarse a esos papeles (Serano). En el microcosmo que es el aula, esto impide que a los niños jueguen abiertamente con muñecas y que las niñas jueguen abiertamente con los coches (López). La mentalidad inevitablemente perpetúa la idea de que los sexos tiene su lugar correspondiente y distinto en la sociedad.

Por esta razón, es importante que la comunidad educativa—profesores, estudiantes y padres—trabaje en equipo para cambiar estas estructuras. Sin embargo, el problema es que la mayoría de los modelos de conducta, los padres y maestros incluidos, son las mujeres y los hombres educados en el machismo, quienes a su vez educan a los chicos (Propuesta de intervención 22). Por lo tanto el trabajo en equipo eficaz significaría que todos los miembros de la familia y los maestros fueran educados en una manera que fuera compatible o que hiciera juego con la educación que los niños reciben en la escuela (Propuesta de intervención 65). La realidad es que a veces esta colaboración entre la familia y la escuela no es posible. Entonces si los estudiantes no pueden ser educados acerca de la igualdad con la ayuda de los educadores y las familias, los estudiantes por lo menos deberían tener alguna forma o mecanismo que ayudara a cuestionar el mundo que les rodea (Propuesta de intervención 22). Con esta habilidad, los estudiantes que salen del entorno de la escuela primaria serían más conscientes de las cuestiones de género y de coacción social. De esta manera, las nuevas generaciones personificaran el poder de la educación como medio de prevención.

Si  todos los estudiantes recibieran esta base sólida de pensamiento crítico a nivel de la escuela primaria, los programas comunitarios que promuevan la igualdad en todos los aspectos de la vida tendrían un impacto mucho más profundo sobre el tema en su conjunto. “Hablamos” es un programa de radio semanal que aborda una serie de cuestiones sociales, como la crisis, el paro, la igualdad de género, y mucho más con la ayuda de profesionales de cada campo respectivo. En un segmento llamado “La era de las mujeres,” la presidenta de la Federación de las Mujeres Progresistas, Yolanda Besteiro, habló sobre la idea de que la igualdad de género es más teórica que práctica. Ella explicó, “todas las leyes proclaman en nivel legal que la igualdad entre hombres y mujeres debería ser una realidad… [p]ero en realidad nos dice que todavía nos falta mucho por conseguir y que la igualdad formal es una igualdad real.” La evidencia de esta persistente desigualdad, dice Besteiro, es la violencia de género.

A tal fin, los programas como Cortando el Cielo, Proyecto Joven, y Proyecto Andalucía Detecta, trabajan para combatir la violencia de género en diferentes capacidades. Cortando el Cielo, por ejemplo, trabaja para prevenir la perpetuación de la violencia a través de los hijos y las hijas de víctimas (“El ayuntamiento continúa”). Del mismo modo, la función del Proyecto Joven es educar a jóvenes para un desarrollo sano de sus relaciones afectivo-sexuales (“Proyecto Joven”). Atacando el problema desde otro punto de vista, sin embargo, Proyecto Andalucía Detecta es dirigido a profesionales que trabajan con jóvenes, diseñando programas de prevención e intervención eficaces contra el problema de la violencia de género (“Proyecto Andalucía Detecta”). A pesar de la eficacia de este tipo de programas, a menudo se dejan inutilizados a menos que se los busque.

El hecho es que debido a que la igualdad de género no se discute en las escuelas, los niños y niñas no están conscientes de que hay un problema hasta que es demasiado tarde para evitarlo. Como se discutió previamente, en la adolescencia es demasiado tarde para enseñar estas lecciones sociales. Si los mismos jóvenes ya referidos hubieran sido educados en las escuelas primarias sobre estas iniciativas, más tarde  el trabajo de los esfuerzos comunitarios sería  mantenimiento del respeto en lugar de tratar de mejorar las relaciones negativas entre los géneros. Por lo tanto, el desequilibrio entre la falta de esfuerzos de prevención y medidas reaccionarias copiosas destaca la contradicción establecida por la eliminación de la asignatura de la Ciudadanía. Las iniciativas del gobierno con demasiada frecuencia hacen caso omiso de los beneficios de la prevención. En su lugar, optan por hacer énfasis en el tratamiento de las víctimas, resolviendo el problema después de que ocurra en lugar de cortarlo de raíz.

Para profesores con una sensibilidad particular a la cuestión, hay muchas recomendaciones publicadas para la mejora del ambiente de la clase. La mayoría de la literatura relacionada con los maestros y la promoción de la igualdad se generó, se refiere a su actitud, el permitir o rechazar el uso de insultos en el aula, y la distribución equitativa de la responsabilidad de los niños y las niñas en las diferentes tareas, como en la organización del aula (Cómo orientar 28). Además, según la psicóloga Alicia Gallego, los maestros tienen la responsabilidad de enseñar a los estudiantes a pensar y tomar sus propias decisiones, así como para cuestionar las cosas, cultivando así la libertad.

Mientras que estas sugerencias se aplican fácilmente en teoría, son difíciles de implementar con la falta de apoyo, con la fatiga general, y cuando el maestro y la maestra se siente acosados por otros maestros. Isabela López, maestra primaria, señala que cuando ella enseña sobre la igualdad y la igualdad de responsabilidades en el aula, sus colegas le critican activamente por su decisión de añadir al material obligatorio. Por otra parte, la mayoría de los maestros no están adecuadamente capacitados para abordar tales lecciones de una manera sucinta y beneficiosa. Pero lo más importante es que muy a menudo los profesores están demasiado cansado para preocuparse por este tipo de conciencia social en el salón de clases con más de 30 niños activos y padres muy involucrados.

La realidad de la situación actual en España es que no hay un hueco en el horario oficial para que los maestros hablen sobre el tema de la igualdad de género en el aula, y esto inevitablemente llegara a ser perjudicial para la mejora de las relaciones de género en las próximas generaciones. Mientras que la coeducación es un paso positivo, la reciente reacción contra esa reforma puede considerarse un paso atrás. Las escuelas son un reflejo refleja de la sociedad en la que conviven y, por lo tanto, en las aulas, en las salas de reuniones, y en todas partes de la escuela hay situaciones de desigualdad (Propuesta de Intervención 43). Por esta razón, a menos que los profesores con pasión o una sensibilidad especial por este tema, se acerquen a los programas comunitarios o municipales, los estudiantes continuarán prendiendo en un ambiente donde la conformidad con los roles tradicionales de género es todavía muy común.

En una España que todavía está tratando de cambiar su imagen internacional en el siglo XXI, la igualdad de género debería ser una prioridad. Mientras tanto, los casos de violencia doméstica están subiendo y esos números están directamente relacionadas con las normas sociales desiguales. En este momento, el tema de la desigualdad es palpitante, y la eliminación de la asignatura sobre Ciudadanía ha eliminado la única forma de asegurar que los estudiantes aprendan que los sexos son iguales. La Ley para la Mejora de Calidad Educativa es uno de los mayores obstáculos para la resolución de este problema, y como dice la maestra López, el sistema educativo está en la necesidad de menos papeleo y más apoyo.

Obras Citadas

Aunión, J. A., y Pilar Álvarez. “Wert Da un Giro Ideológico a Educación para la Ciudadanía.” EL PAÍS. J. A. AUNIÓN/ PILAR ÁLVAREZ, el 18 de mayo de 2012. Red. El 17 de junio de 2013.

Besteiro, Yolanda. “La Era De Las Mujeres” Entrevista. Hablemos de Derechos Humanos. El 20 de feb. de 2013. Radio.

¿Cómo Orientar a Chicas y Chicos? Madrid: Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, Instituto de la Mujer, 1997. Impreso.

“Disposiciones Generales.” Boletín Oficial Del Estado, el 5 de enero de 2007. Red. El 17 de junio de 2013.

“El Ayuntamiento Continúa con el Programa de Atención a los Hijos de las Víctimas de Violencia de Género.” Ayuntamiento de Cádiz, n.d. Red. El 17 de junio de 2013.

Foto de una familia Gaditana, Cádiz, España. Fotografía personal de Mike Blum. 2013.

Gallego, Alicia C. “Entrevista con Alicia Carmona Gallego, Psicóloga del Centro Provincial del Instituto Andaluz de la Mujer en Cádiz.” Entrevista personal. El 13 de junio de 2013.

Guedes, Alessandra. “Entrevista con Alessandra Guedes, la Asesora Regional de la Violencia Intrafamiliar en la Organización Mundial de la Salud/ Organización Panamericana de la Salud.” Entrevista por telefono. El 13 de mayo de 2013.

Hernández, Morales Graciela. Prevenir la Violencia: Una Cuestión de Cambio de Actitud. Madrid: Instituto de la Mujer, 2005. Impreso.

“La Mujer Durante el Franquismo.” LA MUJER DURANTE EL FRANQUISMO. Biblioteca Gonzalo de Berceo, n.d. Red. El 17 de junio de 2013.

López, Isabela. “Entrevista con Isabela Lopez, Maestra de Primaria.” Entrevista Personal. El 16 de junio de 2013.

Planelles, Manuel. “Education Minister Plans to Protect Subsidies for Single-sex Schools.” EL PAÍS. N.p., el 27 de ago. de 2012. Red. El 17 de junio de 2013.

“Proyecto Andalucía Detecta.” Proyecto Andalucía Detecta: Prevención de la Violencia de Género. Instituto Andaluz de la Mujer, n.d. Red. El 17 de junio de 2013.

“Proyecto Joven.” Proyecto Hombre. Centro Español de Solidaridad de Sevilla, n.d. Red. El 17 de junio de 2013.

Serano, Maica. “Entrevista con Maica Serano, Jefa de Servicio del Centro Provincial del Instituto Andaluz de la Mujer en Cádiz.” Entrevista personal. El 13 de junio de 2013.

TNS Opinion & Social. “Domestic Violence against Women Report.” Eurobarometer 73.2. European Commission, el septiembre de 2010. Red. El 17 de abril de 2013.

Tobella, Alba. “La Violencia Machista Sobrevive en las Parejas más Jóvenes.” El País el 29 de mayo 2013: 32-33. Impreso.

Tristancho, Rosario C. La Coeducación, Una Propuesta Contra la Violencia Sexista y la Violencia Escolar. [Sevilla]: Instituto Andaluz de la Mujer, 2008. Impreso.

Tristancho, Rosario C. Propuesta de Intervención En Materia De Coeducación y Prevención de la Violencia de Género. N.p.: Imprenta Andalucía, n.d. Impreso.