Steps in a new land: Immigrant women in domestic violence situations

Mallory Tucker '15Middle Eastern Studies

Mallory Tucker ’15
Middle Eastern Studies

Steps in a new land: Immigrant women in domestic violence situations

by Mallory Tucker

Abstract

This essay is the culminating work of a multi-week investigation based in Andalucía. With a particular interest in the situation of immigrant women living in Spain, “Pasos en una tierra nueva” examines the current Spanish perception of violence against women and questions how immigrant women living in the country can feel more connected to campaigns against such domestic violence. Spain’s heavy coverage of violence against women and its work to denounce “machismo”, or the idea that men must use violence and aggression to prove themselves, makes the country a stand-out in domestic violence prevention among other members of the European Union. Many of these demonstrations are, however, very nationalist centered, with a strong focus on Spanish women and Spanish men. Because of Spain’s growing immigrant population, however, especially from Middle Eastern and Latin American countries where domestic violence is relatively common, this paper examines a variety of popular Spanish vehicles for domestic violence prevention and education in hopes of pointing out ways by which Spain may expand their work to aid women of more diverse cultural backgrounds.

Pasos en una tierra nueva: La diversificación de la media para la mujer inmigrante en situaciones de violencia de género

Existe una búsqueda para lo que podemos llamar “hogar”, o por lo menos que nos hace sentir seguros. Se lucha para crear un mundo en que todos tienen acceso a una manera para mejorar sus vidas en tiempos de crisis. Se escribe libros, canciones, y se crea programas y películas en cual lo que es justo triunfa sobre lo que es mal. Intentamos creer que la policía y las leyes de nuestros países existen con motivaciones sinceras. Pese a esas esperanzas, hay una variedad de casos en que la igualdad pasa inadvertida, a veces en la cara de las leyes y la protección legal que existen. Un ejemplo importante es en casos de violencia de género. Violencia de género, violencia doméstica, o para algunos en España DSCN6934violencia machista, ya está vista como un crimen en contra de humanidad para la mayoría del mundo, pero no solo existe hoy, sino tiene mucha fuerza en varios países, entre una variedad de culturas, clases sociales, y edades. De hecho, se informa en la Guía para mujeres en situación de violencia de género por Ángeles Álvarez de la Junta de Andalucía que cada quince segundos una mujer está maltratada y que la violencia de género es la primera causa para lesiones entre mujeres, más que accidentes por coches (51). ¿Cómo es posible que hoy, mientras existe una conversación abierta sobre los derechos humanos, mientras hay varios sitios para denunciar violencia por su pareja, mientras muchas personas están de acuerdo que la violencia en contra de la mujer es un crimen, todavía persevera? En años recientes en España, ha nacido una serie de movimientos fuertes en contra de violencia de género. Esos movimientos ponen a España en un nivel muy alto en la lucha en contra de violencia de género en comparación con el resto de la Unión Europea. La ubicación única de este país ibérico “País de la guarda de Europa” quiere decir que España tiene un papel importante en la trato de varios inmigrantes de todo el mundo que vienen al continente (Corkill 49). ¿Cómo se puede asegurar que el frente en contra de la violencia de género incluya las necesidades específicas de esta clasificación de personas? ¿Existe para la mujer inmigrante su propio lugar en las acciones en contra de violencia de género en España? En medio de un análisis de la situación de violencia doméstica en España y los varios movimientos en contra de violencia de este tipo, con un interés en los retos específicos que enfrentan mujeres inmigrantes, se encuentra cuales campañas pueden enfrentar la violencia en contra de mujeres inmigrantes en España . En este ensayo, argumento que los movimientos que definen qué es violencia en la pareja, que educan a las mujeres inmigrantes con y sin papeles sobre sus opciones para denunciar a su pareja abusiva, y los movimientos que están puestos en espacios donde se encuentra la mujer inmigrante, especialmente en medio de la media, fomentarán la batalla en contra de violencia de género a un nivel más inclusivo y eficaz, mientras que apoya la celebración de diversidad en la sociedad española.

Violencia de género y la mujer inmigrante: percepciones públicas

La violencia, que está derivada de la palabra latina para “fuerza” y “poder” se define como “la coacción física o psíquica ejercida sobre una persona para viciar su voluntad y obligarla a ejecutar un acto determinado” (Álvarez 15) . Esta violencia puede ser física o psicológica, y en casos del abuso de la mujer inmigrante, el aspecto psicológico es especialmente peligroso.  La violencia psicológica puede tener efectos graves sin una sola lesión, tal como reteniendo de necesidades básicas, la degradación de la autoestima a la víctima, y el uso de amenazas que ponen tanto miedo como la violencia física. Sin las marcas, la violencia emocional y psicológica es especialmente difícil de denunciar, y hay muchas mujeres que se enfrentan con esta forma de abuso pero no entienden que son víctimas de un crimen.

A decir la verdad, una creencia general sobre los mitos que denigra la legitimidad de varios tipos de violencia en la pareja es que muchas de las organizaciones en contra de violencia de género en España están enfrentando. Esos mitos pueden ser más problemáticos entre comunidades de inmigrantes donde se encuentra costumbres diferentes que refuerzan un sentimiento de desigualdad entre el hombre y la mujer (Entrevista: Instituto de la Mujer). La falta de conocimiento sobre el alcance grande de que se puede considerar violencia de género impide a mujeres, a veces, que denuncie a su abusador. Por ejemplo, en una conversación con una mujer que se llama Hakima, una inmigrante musulmana de Marruecos que vive en Cádiz, España con su marido y dos hijos, esta brecha se ve muy claramente. “Estoy de acuerdo con el Corán cuando dice que hay una gran diferencia entre el hombre y la mujer, ya que el hombre es mucho más importante” (Entrevista: Instituto de la Mujer). Aquí, la vulnerabilidad de la mujer inmigrante entre culturas es evidente en sus sentimientos profundos de una religión que la define, pero es posible que, para unas mujeres, esta identidad le cueste su seguridad. Hay una contradicción entre esas palabras, y otro sentimiento que la misma mujer expresó, que es, “La mujer hay que respetarle y darle su derecho”. Para asegurarse que existan mensajes que llegan a mujeres que son de una cultura que pueda apoyar la desigualdad entre la mujer y el hombre, se necesita encontrar aspectos positivos como la segunda frase de Hakima, y con esos recordar a las mujeres que las acciones que impactan la seguridad no respetan su género en una manera apropiada.

Además, la población general ya se esfuerza con la comprensión de cómo es la violencia en contra de la mujer. Las mujeres que se enfrentan con la discriminación y creencias que solamente personas de clases sociales más pobres sufren este tipo de violencia. Tienen miedo que, si esperan un periodo largo antes de encontrar la confianza para denunciar, reciban preguntas como “Si no te gusta el abuso, ¿por qué todavía no lo has reportado?” Es importante que no se piense que denunciar violencia en la pareja es una meta activa para una mujer que, en muchos casos, no tiene una opción excepto de tolerarla, especialmente mujeres inmigrantes que dependen de su pareja, o que no creen que el gobierno las ayudará. Finalmente, dado las diferencias entre culturas y la ignorancia sobre sus aspectos únicos, existe la posibilidad que la mujer inmigrante esté confusa sobre su denuncia, especialmente entre mujeres latinoamericanas y musulmanas, a quienes se les ve en como una situación excepcional. En las palabras de una profesora española anónima sobre el sujeto de dirigirse a la mujer inmigrante en casos de violencia en la pareja, “no querremos ofender una cultura y las costumbres que no conocemos. Usualmente, no consideramos la mujer inmigrante específica”. Una disolución de esos mitos y momentos de ignorancia que rodean el problema de violencia doméstica entre mujeres inmigrantes es esencial para un movimiento en una dirección positiva en contra de la violencia de género.

En la publicidad actual en contra de violencia de género, usualmente no hay distinciones entre una mujer autóctona y una mujer inmigrante. Los dos tipos están referidos como simplemente víctimas. Mientras esta inclusión puede tener beneficios, cuando está enfrentada con la cuestión, “¿Cómo es violencia en la pareja para la mujer inmigrante?”, hay una pausa. “Pues, más casos son de mujeres españolas que son de inmigrantes,” dijo Dolores Virués Fornell, Coordinadora del Centro Provincial del Instituto Andaluz de la Mujer en Cádiz, “pero, sí, la situación de la mujer inmigrante es más complicada.” Por supuesto, hay unos retos distintos que enfrentan la mujer inmigrante por su condición. Sin una fundación estable de familia y amigos, la mujer inmigrante corre un riesgo más alto de aislamiento en España. Un sistema de apoyo puede ser clave para la mujer maltratada, pero en la situación de la mujer inmigrante, también puede ser la cosa más peligrosa. Las amenazas hechas por la pareja para causar daño o controlar el dinero de la familia en un país de origen puede impedir a una mujer de cambiar su situación. Para la mujer inmigrante, en muchos casos esas amenazas y otros tipos de violencia emocional o psicológica son suficientes para paralizarla y usualmente pasan sin atención. En casos cuando la mujer depende completamente de su marido o pareja para sobrevivir, se convierte a en un blanco fácil para el abuso. Por otra parte, cuando la mujer inmigrante es la trabajadora para su casa, especialmente entre culturas musulmanas o latinoamericanas donde el sentimiento de machismo es más marcado, este cambio de papeles puede causar una repuesta negativa por un hombre que siente una pérdida de poder .  En contra de la opinión más compartida en las noticias sobre la violencia de género, que dicen que “el terrorismo contra las mujeres es estructural, endémico, [e] interior,” la violencia en contra de las mujeres inmigrantes tiene un lugar más allá de la culpa de costumbres de España, pero dentro del mismo país (Azaustre, El País, 13).

La preocupación sobre la violencia en contra de las mujeres inmigrantes no reside solamente en las inferencias e hipótesis. La declaración de la Comisión Europea, “Violencia doméstica en contra de Mujeres”, dice que 91 por ciento de los españoles creen que la violencia doméstica no es aceptable y debe ser sancionada por las leyes, pero solamente tres cuartas de la población española piensa que restricciones de libertad y violencia psicológica son amenazas reales. Solamente 69 por ciento cree que las amenazas de violencia pueden ser un tipo de violencia seria, en comparación con violencia física o sexual, que se ven cómo crímenes claros por 98 por ciento de la gente (Comisión Europea 49-67). Es claro que la percepción española aún tiene unas limitaciones sobre lo que se puede considerar violencia, especialmente esos tipos de violencia que amenazan a mujeres inmigrantes en particular. Además, las motivaciones por violencia que afectan especialmente a las familias inmigrantes de Latinoamérica y África no se consideran razones legítimas por más de un tercio de la población española. Mientras  el abuso de las drogas y alcohol se consideran popularmente como la culpa para motivar la violencia doméstica, los porcentajes para motivaciones de violencia como la pobreza, exclusión social, el paro, y creencias religiosas, todas son menos de 70 por ciento y tan bajo como 52 por ciento (Comisión Europea 71-89). Esas estadísticas refuerzan la ignorancia sobre las circunstancias de vida a fuera de la cultura española. Muchos inmigrantes que se enfrentan con un riesgo más alto de violencia de género están aquí viviendo en la clase obrera, y muchos tienen costumbres y creencias diferentes que pueden cambiar su definición de qué es violencia de la definición dado por la Unión Europea .

A la luz del gran número de casos de violencia de género denunciaron en Andalucía y a través de España ya en este año—23 muertes entre enero y mayo, de 2013 y 7.744 casos en 2011 (información más reciente)—existe mucha motivación de cambiar la situación (“Un nuevo crimen en Jaén…” 31 e Instituto Nacional de Estadística 11). La población española ya está más informada sobre el problema que en años anteriores, especialmente por tres fuentes: la televisión, el radio, y los periódicos, de donde los españoles aprenden mucho de su información sobre situaciones de violencia doméstica (Comisión Europea 16). Más que en la Red, de amigos y familia, del empleo, y de la escuela, la población puede informarse de los problemas en las maneras anteriores. Por eso, los mejores métodos mencionados serán analizados para encontrar oportunidades para unificar la lucha en contra de violencia de género en España con la situación única de los inmigrantes.

La televisión

En España, la televisión define las vidas diarias de mucha gente, y es aquí donde 97 por ciento de personas han oído de o aprendido sobre violencia en contra de la mujer (Comisión Europea 17). Además, la televisión española es muy popular entre las mujeres inmigrantes (Hakima). Las películas, por ejemplo, dramatizan la situación de violencia doméstica en maneras buenas y malas. Una película conocida por su representación de violencia de género es el film de 2003, Te doy mis ojos, el cuento de Pilar y su esposo Antonio. En lugar de escenas muy violentas y llena de acción, la película enfoca más en la tensión que existe en las casas donde hay violencia doméstica. Con la mujer, Pilar, el espectador tiene miedo y siente preocupación sobre cuando pasará otro encuentro de violencia. Además, esta película provee una perspectiva única que representa el amor que sigue existiendo entre muchas parejas en situaciones de violencia doméstica. Se puede ver la lucha en la mente de la mujer entre su atracción hacia su esposo y su responsabilidad de unificar su familia, y su deseo para libertad y su propio trabajo. Desafortunadamente, como muchas dramatizaciones españolas, el enfoque del agresor está en la idea española de machismo. Un gran número de escenas son de Antonio como participante en un grupo de hombres españoles que han sido denunciados por violencia doméstica. Esta glorificación de los grupos ya disputados solamente refuerza la idea que violencia doméstica es un problema o situación de España, escondido debajo de una cubierta de nacionalismo. Para la mujer inmigrante que no entiende sus propios derechos en contra de la violencia, y para su esposo inmigrante que posible ve su propia violencia como algo diferente y justificado por sus propias costumbres, la foco en machismo en la tele fomenta la alienación de la situación para el inmigrante de la lucha española.

Además de la dramatización de violencia por machismo en las películas, las noticias de la tele también progresan una imagen muy centralizada de violencia en la pareja. Es raro que un día pase sin una declaración de otra mujer asesinada por su pareja en el noticiario. Un gran éxito de España es su reportaje meticuloso del número de casos sin indecisión o temor de la repuesta del resto del mundo. Por otra parte, estas noticias usualmente continúan la tendencia de echar la culpa al machismo de España, aislando más la situación fuera de la cultura de este país. Otra área de la información de la tele que se puede mejorar para educar e incluir a las mujeres inmigrantes es en el ámbito de violencia. Aunque hay mucha información sobre las mujeres asesinadas por violencia de género y muchas demandas sobre la necesidad de cambia, usualmente no se ve casos excepto de la muerte. Cuando los tipos de violencia más típica para la mujer inmigrante son amenazas, la ausencia de necesidades, aislamiento, y otras formas que no son visibles en la piel, las noticias que solamente emparejan “violencia de género” con “mujer asesinada” pierden la oportunidad de alcanzar a más mujeres en situaciones de violencia que necesitan la verificación que, sí, son víctimas que merecen el apoyo.

Finalmente, los programas de comedia también tienen un papel para representar, usualmente no en la lucha en contra de violencia de género, sino en el mejoramiento de una sociedad diversa. La distancia entre las costumbres de los españoles y las de personas de otros países son evidentes en varios episodios de programas. Por ejemplo, en el programa popular de Madrid, Aida, que cuenta sobre las vidas diarias de jóvenes, el personaje principal decide que ella quiere invitar a la familia de un amigo musulmán a cenar con ella y sus amigos. En la comedia, todo es un desastre. La familia, que parece estar incómoda desde el comienzo, se pone más y más enojada sin apología, mientras la chica española hace muchos errores en la preparación de la comida en armonía con sus normas de religión. Por fin, la familia musulmana sale de su casa, y toda esperanza de un intercambio de culturas y amistad está perdida. Los amigos de la chica la consuelen; entienden su estrés. La comedia hace hincapié en las diferencias entre culturas, y busca hacer reír al público por representa la tensión que existe entre los españoles y, especialmente, los musulmanes. En lugar de esto, los medios pueden ser un líder que abra las puertas a más diversidad e integración. La mujer inmigrante necesita sentirse segura y aceptada en España antes de pensar en cambiar su situación con una pareja peligrosa, y es claro que la televisión es un canal en el que se puede mostrarle la aceptación.

Mientras, en muchos casos, la tele solamente es para el entretenimiento, ofrece unas de las conexiones más fuertes a la población entero de España. Los medios, de esta manera, pueden alcanzar a millones de personas con un mensaje más unificado en contra de todas las formas de violencia en la pareja para todas las culturas. Esta idea no es solamente una esperanza: según la declaración “La Violencia Doméstica en contra de las Mujeres” por la Comisión Europea, 89 por ciento de españoles creen que los medios, especialmente la televisión, tiene una responsabilidad de impedir la violencia doméstica en España, un sentimiento más fuerte que muchos otros países en la Unión Europea (Comisión Europea 117).

La Radio

Más que varias otras fuentes, la radio sirve como un lugar excelente para recibir información en España. 58 por ciento de los españoles han oído de la violencia doméstica en el radio, data que no sorprende, porque el tema de violencia de género es sumamente popular entre las bandas y músicos españoles. El dúo Porta & Norikko cantan sobre la mujer maltratada en “La Bella y el Bestia”, y Andy & Lucas describen la situación en “Y en tu ventana”. Hay listas de más que cien canciones populares que debaten el problema del “terrorismo contra de las mujeres”, y todas llevan un pesa grande (Azaústre El País 13). Una de las cantantes más populares, que ha fundado una lucha privada en contra de la violencia en contra de la mujer es la artista española Bebe.

Foto por allmusic.com, biografía

Bebe (allmusic.com)

“Malo”–la canción enojada, violenta, y más popular de todas las canciones por Bebe–describe el sufrimiento de una mujer a manos de su pareja, y sus solicitudes que él cese sus acciones, en las que murmura “mi amor, por favor no grites que los niños duermen” (Bebe). La canción expresa más su furia que sus intenciones, pero emplea un sentimiento de fuerza cuando ella canta:

“Voy a volverme cómo el fuego
Voy a quemar tus puños de acero y del morao (morado)
De mis mejillas saldrá el valor
Pa (para) cobrarme las heridas” (Bebe).

Esta canción construye un enlace entre la mujer autóctona y el inmigrante en lo que enfoca. Usualmente, se oye más sobre la culpabilidad del machismo pero en esta canción las palabras son de la mujer; de sus pensamientos, intenciones, y frustraciones. Las palabras son muy generales, y por eso, “Malo” puede ser relevante para mujeres de varias culturas. El éxito mejor de Bebe es su enfoque en la mujer más que en la violencia, como se verá en la análisis próxima de “Ella”, y por esto “Malo” proporciona un buen ejemplo del tipo de canción y discusión que se necesita tener sobre la violencia: “¿cómo es para la mujer. todas las mujeres?” en lugar de “¡Qué machismo horrible!”

Otra canción por Bebe, que inspirar más y gritar meno, es “Ella”, que también es muy popular. Una vez más, esta canción comparte el término de mujer general en sus palabras que despiertan la mente y las esperanzas. “Ella” es una llamada a mujeres a que se liberen de sus preocupaciones y tristeza, que sean fuertes, y dejen a los que le hacen daño. Además, hay lenguaje que puede inspirar más que la mujer española, y puede cruzar culturas como “Hoy vas a descubrir que el mundo es sólo para ti” y “ha roto sin pudores las reglas marcadas”, que pueden asegurar a una mujer que se siente atrapada por sus costumbres o pareja que deshacerse de las leyes de su vida anterior es justo para ganar su libertad. Anima a las mujeres, diciendo “Hoy vas a comprender que el miedo se puede romper con un solo portazo.” Pese a estas palabras que pueden aplicarse a todas, su video sobre la canción es menos diverso. Incluye a varias mujeres cantando con ella, sonriendo juntas, y bailando con la música, pero en cuatro minutos de video, solamente aparece una mujer de raza diferente por unos segundos cortos. En una manera similar a la televisión, las palabras generales no son suficientes para diversificar las opiniones y alcanzar a la mujer inmigrante fuera de la radio. Una variedad de mujeres en el video de “Ella” de países diferentes, culturas diferentes, y costumbres diferentes y visibles daría esta canción una significancia más profunda y enviaría un mensaje más valioso a las mujeres que necesitan oírlo.

Los Periódicos

Los periódicos representan la tercera fuente más popular para informar los españoles sobre la violencia doméstica. Hay muchísimos artículos que, como en la televisión, explican los casos de mujeres asesinados a manos de su pareja. Además, dan mucha información sobre los pasos tomados por el gobierno para impedir este problema. De los periódicos se puede aprender mucha información sobre organizaciones para mejorar la situación de violencia de género. Por ejemplo, el Diario de Cádiz explicó una lista comprensiva de grupos para discusión que son útiles para las víctimas de violencia como Hablemos, Cortando el Ciclo, y Poniendo Límites (“La unidad de Atención…” Diario 24). La falta de esos periódicos es, como los noticiarios, una vez más su enfoque solamente en la cuestión de machismo. Lo definen varias veces en los artículos: “La desigualdad entre hombres y mujeres está en el origen de la violencia machista”, “…pidió una ‘movilización activa y permanente’ de la sociedad contra la ‘desigualdad’ entre hombres y mujeres”, y “el terror del machismo” (Agencias Sevilla 29 y Azaústre 13). Pese a definiciones sobre desigualdad en general, es raro que un artículo intente cruzar las líneas culturales o hacer reportajes de las más allá de los casos límites de las mujeres muertas e hijos que necesitan protección. Los periódicos, aunque denuncian la violencia de género, mantienen una opinión entre líneas cerradas.

En los casos raros cuando los periódicos ilustran una conexión entre la cultura española y la cultura de fuera, todavía hay sentimientos de aislamiento. Por ejemplo, en un fragmento en una página sobre turismo en Andalucía, se encuentra el artículo “Moros y cristianos en Mojácar” en el Diario de Cádiz. El nombre de “moro” por un musulmán, usualmente se ve como un rechaz, y un abuso de un término de racismo que persevera todavía (Hakima). ¿Cómo se puede compartir una imagen de diversidad, que intenta dar comodidad a la mujer extranjera, si hoy en día hay referencias ignorantes en la media pública? Una gran expansión de los periódicos, después de un comienzo fuerte y positivo, es necesaria para mejorar la percepción española del inmigrante, y para mejorar la seguridad de la mujer extranjera.

Ideas claves

Con una mejor idea sobre dónde se encuentran ejemplos de la lucha en contra de violencia de género, se piensa en cómo se puede combatirla. Para la mujer inmigrante, la identificación de compañas en contra de violencia de género es especialmente útil. Información puesto dónde se encuentra la mujer inmigrante, puede ser especialmente útil. “Tenía la oportunidad a integrar y conectar con mujeres españolas en la escuela de mis hijos más que en todo otro caso,” dijo Regina Baptista, educadora social y mediadora intercultural de una organización Andaluza para inmigrantes, CEAIN. Los lugares donde mujeres inmigrantes pueden pasar tiempo fuera de sus propias comunidades proveen un espacio excelente donde se pueden educarlas sobre sus derechos en la cara de violencia. Pero, ¿qué tipo de educación es necesario para la mujer inmigrante? Para el Instituto de la Mujer en Cádiz, una definición clara sobre que es violencia de género, incluyendo violencia psicológica, emocional, social, y económica, en lugar de solamente violencia sexual y física, es muy importante para asegurar que las mujeres inmigrantes entiendan sobre sus derechos humanos, a pesar de las costumbres de su propia cultura. Además, la educación que explica a donde las mujeres inmigrantes pueden ir en casos de violencia es necesaria. Una falta de confianza en el gobierno español, y para inmigrantes sin papeles, un temor de expulsión, usualmente es la razón que muchas mujeres inmigrantes no buscan ayuda. Hay varias opciones para la mujer inmigrante documentada o sin papeles, pero esta información necesita salir de los institutos del gobierno y encontrarse en las manos de las mujeres .

Mientras la mayoría de casos de violencia de género reportados son de mujeres autóctonas, la mujer inmigrante representa una porción grande también. Por ejemplo, en Valencia, España, la mujer inmigrante representó un tercio de los casos de denunciaciones de 2007, y a través de España, más y más cada año, la proporción de víctimas inmigrantes sobre la población inmigrante es más alta que la proporción de víctimas autóctonas (Garrido 1). El número de personas que inmigran a España para encontrar trabajo y donde los españoles no lo quieren continúa aumentándose (Khenkin 1). Mientras el reto de inmigración es una situación compleja y difícil, hay una creencia que el problema de violencia en la pareja llegará a ser peor con números más altos de inmigrantes (Garrido 1). Por eso, España necesita hacer preparaciones para combatir violencia de género en una manera más inclusiva, con pensamientos de intercambio y diversificación claros. La lucha en contra de violencia de género está en desarrollo y no tiene soluciones claras, en una manera similar a la lucha con que se enfrenta cada mujer inmigrante que viene a la tierra de España, con esperanzas de una vida mejor.

Obras citadas

Aguilar, José. “Violencia contra la Mujer.” Diario de Cádiz 4 de junio de 2013: 5. Letra.

Almendros, Teresa. “La ciudad se suma a un programa contra la violencia.” Diario de Cádiz 31 de mayo de 2013: 30. Impreso.

Almer, Elizabeth Dreike, Richard G. Brody, and John J. Masselli. “A Cross-Cultural Analysis of Student Perceptions of Gender Diversity, Family Status and Hiring Practices in Spain and the United States”. Global Perspectives on Accounting Education. 2005. Web. 15 April,     2013.

Álvarez, Ángeles. Guía para mujeres en situación de violencia de género. 9th ed. Andalucía, España: Consejería para la Igualdad y Bienestar Social. Junta de Andalucía, 2006. Impreso.

Amaya Roberson “Spain: stricter stance on domestic violence” Off Our Backs, Vol. 30, No. 4 (april 2000), p. 4. Published by: off our backs, inc. web. Accessed: 15 April, 2013.

Azaústre, Joaquín Pérez. “Terrorismo contra las mujeres.” El País: andalucíadomingo 2 de junio de 2013: 13. Impreso.

Baptista, Regina, educadora social y mediadora intercultural de CEAIN. Entrevista personal. 12 de junio de 2013.

Bebe. “Ella.” Pafuera Telarañas. 2004.

Bebe. “Malo” Pafuera Telarañas. 2004.

Brøgger, Jan and David D. Gilmore “The Matrifocal Family in Iberia: Spain and Portugal Compared” Ethnology, Vol. 36, No. 1 (Winter, 1997), pp. 13-30. University of Pittsburgh- Of the Commonwealth System of Higher Education

Consejería para la Igualdad y Bienestar Social. Ley para la Promoción de la Igualdad de Género en Andalucía. Andalucía, España: boletín Oficial de la Junta de Andalucía, n. 247, 2007. Impreso.

Consejería para la Igualdad y Bienestar Social. Mujeres Inmigrantes que son Víctimas de la Violencia de Género. Junta de Andalucía. Impreso.

Corkill, David.  “Race, immigration and multiculturalism in Spain.” Contemporary Spanish Cultural Studies. Eds. Barry Jordan and Rikki Morgan-Tamosunas. London: Arnold, 2000. 48-57. Print.

Domestic Violence against Women Report. European Commission, Special Eurobarometer 344. Septiembre, 2010. En línea. 19 de junio de 2013.

“El Gobierno anuncia 250 medidas contra la violencia machista tras tres días negros.” Agencias Madrid. Diario de Cádiz 25 de mayo de 2013: 41. Impreso.

Fiedler, Anne M. and R. Ivan Blanco. “The Challenge of Varying Perceptions of Sexual Harassment: An International Study”. PDF file. 15 Abril, 2013

Fornell, Dolores Virués, Coordinadora provincial del Instituto Andaluz de la Mujer en Cádiz, Alicia Carmona Gallego, psicóloga del Centro Provincial del Instituto Andaluz de la Mujer en Cádiz, y Maica Serrano, Jefa de servicio del Centro Provincial del Instituto Andaluz de la Mujer en Cádiz. Entrevista personal. 13 de Junio. 2013.

Garrido, Lydia. “Los juzgados de violencia doméstica cursan unos 5.000 casos en Valencia.” El País Archivo. 17 de diciembre de 2007. En línea. 9 de junio de 2013.

Hakima, Fatimah, y cuatro otras mujeres sin nombres dados de Tierra de todos (inmigrantes de Marruecos). Entrevista personal. 6 de Mayo. 2013.

Instituto Andaluz de la Mujer: Consejería para la igualdad y bienestar social. La mujer inmigrante víctima de violencia de género y la aplicación del derecho de extranjería. 33-46. Sevilla, España, 2010. Impreso.

Khenkin, Sergei. “The Spanish society: testing spain’s tolerance by immigration.” Russian International Affairs Council. 4 de marzo de 2012. En línea. 17 de junio de 2013.

“La Unidad de Atención Psicológica de la Mujer tuvo 400 usuarias en 2012.” Diario de Cádiz 26 de mayo de 2013: Redacción 24. Impreso.

Loewenberg, Samuel. “Domestic Violence in Spain”. World Report, 2005. Web. 15 April, 2013.

“Los hijos de las maltratadas serán considerados víctimas directas.” Agencias Sevilla. Diario de Cádiz 4 de junio de 2013: 29. Impreso.

Lyrics Translate. Feb 2010. Web. Junio 2013.

Lyrics Translate. Enero 2009. Web. Junio 2013.

“Moros y cristianos en Mojácar.” Diario de Cádiz 31 de mayo de 2013: Turismo Andaluz 47. Impreso.

Ortiz, Fernando A., Kenneth G. Davis (2009). Machismo. In M. A. De La Torre (Ed.), Hispanic American Religious Cultures. Santa Barbara, CA: ABC-CLIO, pp. 339-341.

Rizo, Ana María, Trabajadora social de Tierra de todos. Entrevista personal. 30 de Mayo. 2013.

Sciolino, Elaine. “Spain Mobilizes Against the Scourge of Machismo.” New York Times (1923-Current file); Jul 14, 2004;

“Statistics on Domestic Violence and Gender Violence: Year 2011.” Instituto Nacional de Estadística. 27 de mayo de 2013. En línea. 19 de junio de 2013.

“Taking Action against Violence and Discrimination Affecting Migrant Women and Girls” International Organization for Migration. N.d. Web. 21 April, 2013.

Te doy mis ojos. Dir. Icíar Bollaín. Perf. Laia Marull y Luis Tosar. La Iguana Producciones, 2003. Film.

Agradecimientos

Auxi Baena, Francie Cate-Arries, Teresa Candón, Toda las Tierras, el Instituto de la Mujer de Cádiz, Ali, Hakimah, Manuel Agreda Cuevas y Rebecca Fulp-Eickstaedt,

Notes

[2]  Es importante considerar, en una investigación que intenta crear un ambiente más abierto e inclusivo, también qué son sus límites. Para esta investigación, el foco es en la mujer inmigrante. Hay hombres que se enfrentan con la violencia de género de manera similar a las mujeres, pero para los fines de esta investigación, la cuestión central será como es la situación de la mujer inmigrante que vive en pareja como parte de una relación heterosexual.

[4]  Además, debe ser notado que cuando se lee el término “violencia de género” en este ensayo, refiere al tipo de violencia de género que se llama “violencia entre parejas íntimas”, o que es sabido más comúnmente como “violencia doméstica”. Aquí violencia doméstica puede referir a todos parejas íntimas que tienen un nivel de dependencia, no solamente parejas en casa.

[5]  Una lista más detallada de los problemas con violencia que enfrenten las mujeres inmigrantes de Mujeres Inmigrantes que son Víctimas de la Violencia de Género por Consejería para la Igualdad y Bienestar Social: Amenazar con denunciarla a las autoridades, y Engañarla sobre las leyes del país de acogida y sus derechos. Otra lista por la Guía para mujeres en situación de violencia de género: manipulación de los hijos, falta de respeto, abuso de autoridad, control económico, aislamiento, violencia sexual (especialmente entre parejas maridas en culturas donde sexualidad está visto como un derecho del esposo), violencia física, Culparla de todo lo que sucede a fuera de la casa, sospechas continuas, tratarla como una niña pequeña, controla las relaciones externas, e impide que lo acompañe a actividades.

[6]  Domestic Violence is understood to be all physical or psychological violence carried out by a man or a women, on any of the persons listed in article 173.2 of the Criminal Code (descendents,
ancestors, spouses, siblings, etc.) with the exception of specific cases of gender violence (Instituto Nacional de Estadística 11).

[8]  La mujer inmigrante sin papeles (inmigrante ilegal) puede “solicitar y obtener una autorización de residencia y/o trabajo en España y una orden de protección” en casos de violencia de género u otras situaciones pendientes. “La mujer inmigrante puede y debe proteger su salud y la de sus hijos e hijas” (de la Constitución Española que reconoce el derecho a ésta como un derecho fundamental. (Mujeres Inmigrantes que son Víctimas… 4-5)
“Los poderes públicos de Andalucía promoverán la integración, participación, y promoción de las mujeres migrantes, realizarán actuaciones para promover la interculturalidad y el valor de la diversidad dentro de un marco de derechos y de igualdad plena de las mujeres, velarán por el acceso al empleo y a los servicios de las mujeres migrantes y concederán protección en situaciones de violencia de género” (Ley 12/2007, sección 2, artículo 49).