The State of the Hijab in Spain Today: Marker of Identity and Tolerance

Rebecca Fulp-Eickstaedt

Rebecca Fulp-Eickstaedt ’15
Hispanic Studies and Anthropology

The State of the Hijab in Spain Today: Marker of Identity and Tolerance

by Rebecca Fulp-Eickstaedt

Abstract:

Immigration is a key issue in present-day Spain, and immigration rates in the country are currently very high. Although overall immigration rates are steep, it is important to note that the majority of Spain’s immigrants originate from North Africa—and that many of these individuals practice Islam. For this reason, I decided to conduct a research project related to Spain’s Muslim immigrant population during my study abroad experience. Specifically, my Cádiz research paper focuses on the status of the hijab in Spain at the present moment. Because the Islamic headscarf acts as a religious and cultural symbol for Muslim women who choose to wear it, the hijab represents an important element in the identities of many immigrant women in Spain. Despite this reality, the headscarf has caused (and continues to cause) tension and conflict in some aspects of Spanish society.

El estado del hiyab en la España de hoy: un marcador de la identidad y la tolerancia

 

“Pero soy musulmana”.

Estas son las palabras de Fátima, la protagonista del cortometraje Hiyab, en un diálogo con su profesora sobre el pañuelo islámico. Ya que la película tiene una duración de sólo ocho minutos, la conversación entre esta estudiante y su profesora ocupa la mayor parte de Hiyab, pero esta interacción narra una historia interesante. Mientras su profesora intenta persuadir a Fátima que se quite su hiyab, Fátima defiende su decisión de llevar el pañuelo. Con más presión verbal y discusión de “las reglas”, sin embargo, la chica musulmana eventualmente se rinde a la solicitud de su profesora. Ella se quita el hiyab.

Cuando yo le pregunté a Xavi Sala, el director de la película, sobre su decisión de crear un cortometraje sobre el hiyab, él me dijo: “Pienso que mi película es una apología de la tolerancia, no del velo islámico” (“Entrevistas”). Aunque Hiyab es un cortometraje de ficción, su trama trasmite una situación muy realista. De hecho, la confrontación que vemos entre Fátima y su profesora hace pensar enalgunos conflictos reales que han ocurrido en España en años recientes.

En el año 2010, cinco años después de que se rodó Hiyab, el caso de Najwa Malha llegó a los titulares en España. Malha, una chica musulmana del origen marroquí, fue expulsada del instituto Camilo José Cela por llevar el pañuelo islámico porque la escuela prohibía a las estudiantes presentarse en clase con la cabeza cubierta. Aunque la estudiante fue trasladada a otro instituto en su región donde ella podría llevar el hiyab, este incidente provoca varias preguntas. ¿Fue la expulsión de Najwa Malha una violación de la libertad religiosa garantizada por la Constitución de 1978? ¿Hay excepciones respecto a algunas reglas de una institución educativa?

En abril de 2013, el Tribunal Superior de Justicia de Madrid decidió que no hay excepciones. El TSJM confirmó la decisión de los administradores de Camilo José Cela con la justificación que el caso de Malha representa “un asunto de respeto a las normas” (Álvarez). Aunque el voto del órgano judicial no fue unánime, la decisión final resultó ser una decepción para mucha gente en este país. En respuesta a la decisión original de la escuela, El País publicó un artículo que declaró que la regla “pone de manifiesto su falta de conocimiento de la legislación española. [Los administradores] han olvidado que nuestra constitución señala que España es un país aconfesional, lo que permite la presencia de todas las confesiones religiosas y de sus manifestaciones en el espacio público, lo cual también incluye las escuelas” (María Felip).

fulp-01

La Constitución de 1978 permite “la presencia de todas las confesiones religiosas y sus manifestaciones en el espacio público” (María Felip).

Indudablemente, este es un caso muy polémico, pero mucha gente de España ha expresado su desacuerdo con la decisión del Tribunal Superior de Justicia de Madrid. Con respecto al uso del pañuelo islámico en las aulas del país, muchas encuestas señalan que “los españoles se muestran comprensivos” y “la mayoría cree que no se debe excluir de las aulas a las alumnas por llevar un velo que les tape sólo el pelo” (Garea). En mi entrevista con Xavi Sala, el director también enfatizó que actualmente, aunque “determinados responsables educativos vetan el velo por motivos discriminatorios … la mayoría de los españoles son muy tolerantes” (“Entrevistas”).

Las palabras del director plantean la cuestión del estado del pañuelo islámico en España hoy en día. A pesar del hecho que la tolerancia se está aumentando en este país, todavía existen algunos desafíos y reveses para las mujeres y chicas musulmanas que deciden llevar el hiyab, como en el caso de Najwa Malha. Ya que estos problemas existen para las mujeres musulmanas de España, “el debate en torno al pañuelo es uno de los más manejados a la hora de analizar la situación de jóvenes y mujeres musulmanas en el seno de las sociedades occidentales” (Mijares 127). El pañuelo es un aspecto integral en la identidad de muchas mujeres musulmanas, y por consiguiente, la aceptación (o el rechazo) de este símbolo religioso y cultural puede reflejar las contradicciones que se puede encontrar en el concepto de la tolerancia religiosa y cultural en este país. Actualmente, este tema es fundamental en España porque la mayor parte de los musulmanes españoles son inmigrantes, y la población inmigrante musulmana de España (que consiste principalmente en los inmigrantes del norte de África) ha estado creciendo en años recientes (Hunter 2002). Según el Foro Pew sobre la religión y la vida pública, la población musulmana de España se aumentará un 82 por ciento para el año 2030 (Galarraga 2011).

En el momento presente, la población musulmana de España está creciendo rápidamente.

En la actualidad, la población musulmana de España está creciendo rápidamente.

La provincia de Cádiz, Andalucía, ofrece un buen estudio de caso en el cual se puede observar esta presencia fuerte de la inmigración en el sur de España. Ya que el puerto de Marruecos está tan cerca de la provincia de Cádiz, hay una gran afluencia de inmigrantes marroquíes en esta parte del país. Al principio del año 2013, la población total de Cádiz era 1.237.990 personas, y sus habitantes de Marruecos “eran 8.623, la mayor población extranjera en tierras gaditanas” (Rufo). Ana María Risa, una coordinadora para el centro de inmigración Tierra de Todos, describe la situación actual en esta región de España: “Cádiz y Marruecos están separados por catorce kilómetros. Entonces, aquí [la inmigración] no es una cosa extraña” (“Entrevistas”).

Escribiendo sobre los efectos de esta proximidad inmediata, Maisa C. Taha, una profesora de la Universidad de Arizona, describe las diferencias entre España y otros países europeos en sus interacciones con el mundo musulmán. En su artículo de El Diario de Estudios del Norte de África, la autora explica que puesto que España y África están tan cercanas, existe una relación más “ambivalente” entre España, el Magreb, y el Islam (Taha 465). Ana María Risa explica esta idea en términos del pañuelo islámico en el contexto de Cádiz. Cuando la coordinadora comentó sobre la presencia del hiyab en la provincia, ella notó el gran número de mujeres de ascendencia marroquí en Cádiz que lo lleva. Ella enfatizó que, por haber tantos inmigrantes en esta parte de España, “aquí, no se le ve muchos problemas con el pañuelo” (“Entrevistas”). Hablando sobre el tema del hiyab en el aula, ella también mencionó que no existen reglas ni restricciones en los colegios, institutos o universidades de Cádiz que prohíban a las chicas musulmanas llevar el pañuelo islámico. En última instancia, las palabras de Ana María pintaron una imagen muy positiva de la vida de una mujer inmigrante musulmana en el sur de España hoy en día.

En Cádiz, las chicas musulmanas pueden llevar el pañuelo islámico en los colegios, los institutos, y las universidades.

En Cádiz, las chicas musulmanas pueden llevar el pañuelo islámico en los colegios, los institutos, y las universidades.

A pesar de la información proporcionada por Risa, hay muchas mujeres musulmanas que viven en Cádiz que han experimentado algunos desafíos a consecuencia de su posición como mujeres inmigrantes que eligen llevar el pañuelo islámico. Las historias y las experiencias de estas mujeres señalan la controversia que rodea el hiyab. Aunque de algunas formas, la sociedad española está más abierta al hiyab de lo que ha estado en el pasado, este símbolo religioso y cultural sigue siendo polémico incluso en las regiones de España que están llenas de inmigrantes musulmanes.

Con el hiyab como una lente para observar la tolerancia religiosa y cultural en España, es importante considerar el significado del pañuelo en la vida de una mujer o una chica musulmana que elige llevarlo. Para muchas mujeres musulmanas en España y el mundo más amplio, el uso del hiyab, según Pedro Garrido Rodríguez: “les permite emanciparse como seres humanos independientes, interactuar en una sociedad, trabajar, estudiar, y mezclarse con sus iguales masculinos sin problemas, preservando su pureza y su integridad” (Garrido Rodríguez 677). Aunque “llevar o no velo es una opción personal” (Siddiqui), estas funciones del pañuelo islámico se relacionan mucho con los elementos religiosos y culturales de la identidad de una mujer musulmana.

En un informe sobre el estado del pañuelo islámico en España, Amnistía Internacional lamentó los efectos de casos como el del Instituto Camilo José sobre las alumnas musulmanas. La organización de defensa de los derechos humanos subrayó la importancia de la identidad cultural y religiosa de una chica musulmana en este informe: “La declaración del tribunal de que la norma era de aplicación general no tuvo en cuenta su diferente impacto en el alumnado que optara activamente por usar una prenda que cubra la cabeza como expresión de su identidad religiosa o cultural” (Amnistía Internacional). Las mujeres musulmanas de Cádiz, también, hablan sobre las maneras en que el hiyab refleja la identidad de una chica o una mujer musulmana. Para Fátima, una inmigrante marroquí que vive en la provincia gaditana, hay una conexión concreta entre los dos en su experiencia personal. Fátima dice que, para ella, el hiyab representa una forma de asociación con el Islam y un símbolo de su devoción por su religión. Hablando sobre su decisión de llevar el pañuelo, ella enfatiza que ella usa el hiyab porque “…me siento orgullosa que soy musulmana” (“Entrevistas”).

Fulp-Eickstaedt Image 4

Para algunas mujeres musulmanas que eligen llevar el hiyab, la prenda representa su orgullo en su religión.

De esta manera, el hiyab tiene un significado enorme para algunas mujeres musulmanas que viven en Cádiz. En última instancia, “El hiyab es un elemento identitario de cierta parte de la cultura árabe, que en sí no discrimina a nadie, y el uso que se haga de él dependerá del contexto en el que aparezca, por lo que habrá tantas formas de vivir esa identidad” (Hernández Villasol 989). Aunque algunas mujeres musulmanas de esta provincia eligen llevar el hiyab, otras han decidido que no quieren llevar el pañuelo islámico. Hakima, una mujer marroquí que trabaja como una portera en un hospital local, es una de estas mujeres, y su decisión de no llevar el hiyab es el resultado de varios factores diferentes. Hakima dice que, aunque ella es una mujer religiosa que está muy ligada a su herencia marroquí, ella no se siente preparada para usar el pañuelo. Los sentimientos de Hakima representan una tendencia común para muchas mujeres musulmanas por todo el mundo. Aunque estas mujeres no llevan el hiyab “aún”, ellas esperan usarlo en el futuro (Cesari 19).

A pesar del hecho que Hakima no se siente preparada usar el hiyab, ella enfatiza que no se siente preparada en España en particular. Ella dice que si estuviera en su país, llevaría el pañuelo islámico, pero en Cádiz, ella tiene algunas preocupaciones que contribuyen a su decisión de no llevarlo. Cuando Hakima inmigró a España, ella viajó a Cádiz con un grupo de veintiún otras inmigrantes musulmanas de Marruecos. Entre estas mujeres, dos de las chicas llevaban el hiyab. Cuando estas mujeres llegaron a España y empezaron a buscar trabajo, sin embargo, ellas tuvieron que dejar de usar el pañuelo islámico. Según Hakima, sus empleadores “no querían chicas con velo” (“Entrevistas”). Por lo tanto, aunque Hakima no se siente lista de llevar el hiyab por razones personales, ella también tiene algunas inhibiciones sobre usarlo en su comunidad. Ella dice que si ella decidiera llevar un pañuelo ella podría “encontrar algunos problemas porque donde yo trabajo, también, no quieren velo” (“Entrevistas”).

En un foro informativo del WebIslam, un proyecto en línea de la Junta Islámica, la organización aborda esta cuestión del hiyab prohibido en el lugar de trabajo. En respuesta a una pregunta sobre el uso del pañuelo islámico en España, el sitio web publicó: “En un país como España, donde aun existen tantos prejuicios sobre el pañuelo y las vestimentas “no occidentales” en áreas de trabajo, quizás sea mejor adaptarse en la medida de lo posible a las circunstancias que se requieren para poder acceder a un trabajo digno y consecuentemente vivir de una forma digna” (WebIslam). Las mujeres musulmanas de Cádiz están de acuerdo con esta declaración. Muchas de ellas trabajan en casas españolas en la limpieza de la casa, la preparación de la comida para la familia y el cuidado de los niños, y muchos de sus empleadores no les permiten llevar el pañuelo durante las horas de trabajo. Por consiguiente, muchas de las mujeres que llevan el hiyab lo quitan cuando están trabajando, pero ellas continúan llevando el pañuelo después de que el día de trabajo se termine.

La inhabilidad de una mujer musulmana de usar un hiyab—un símbolo de su identidad religiosa y cultural—en su lugar de trabajo representa un conflicto entre la sociedad española y los significados religiosos y culturales del pañuelo islámico. Cuando estos conflictos persisten en España hoy en día, otras preguntas importantes se plantean: ¿Están cómodas estas mujeres (que llevan el hiyab) en la sociedad de España? ¿Cómo se sienten ellas cuando encuentran los desafíos que el uso del pañuelo puede traer?

En el año 2010, casi sesenta por ciento de los musulmanes en España se identificaron principalmente como “musulmán” en lugar de “español”, y muchos críticos creen que la tasa de inmigración excede enormemente la tasa de asimilación (Kern). A pesar de estas estadísticas, las mujeres musulmanas de Cádiz dicen que se sienten “integradas” en la sociedad española. “Estamos contentísimas aquí”, Hakima afirma (“Entrevistas”). Ella nota que ella ha tenido una experiencia más fácil en España porque ella no lleva el pañuelo islámico, pero sus amigas que usan el velo también expresan sus sentimientos de integración y satisfacción en este país. Una de estas mujeres (quien prefiere permanecer anónima) ha vivido en Cádiz durante 33 años sin problemas, llevando su hiyab a lo largo de este periodo. Esta mujer enfatiza que ella siempre se ha llevado muy bien con la gente de España y que los españoles, también, siempre se han llevado muy bien con ella.

A pesar de estos sentimientos de integración y satisfacción, sin embargo, es difícil hacer caso omiso de los problemas que persisten para las mujeres musulmanas de Cádiz. Aunque Hakima está contenta de vivir en España, incluso ella ha experimentado algunas tensiones como una inmigrante en Andalucía: “La gente me choca de vez en cuando, pero inicialmente la mayoría no sabía que era una musulmana … cuando ya digo yo que soy de Marruecos, hay gente que choca y quien no” (“Entrevistas”). Para las mujeres musulmanas que llevan el hiyab, existen más reveses en sus vidas cotidianas, como se puede ver en la lucha de usar el pañuelo en algunos lugares de trabajo. Aunque estas mujeres pueden encontrar dificultades en su sociedad porque ellas eligen llevar el hiyab, muchas no se sienten decepcionadas por estos desafíos. Para Fátima, las opiniones negativas sobre su pañuelo islámico son poco significativas. Ella declara, “A mí no me importa la gente…diga lo que diga. Pero yo estoy contenta con el pañuelo” (“Entrevistas”).

La convicción de Fátima es muy similar a la de otra Fátima, la protagonista de Hiyab. En su debate con su profesora, la chica musulmana dice: “No me veo a mi misma sin el hiyab” (Sala). Obviamente, el pañuelo islámico es un elemento integral en la identidad de una mujer musulmana que decide usarlo, y por esta razón, la prenda tiene conexiones fundamentales con muchos temas de actualidad en España. Entre ellos, destacan la imagen de la mujer inmigrante musulmana en este país, su nivel de integración en la sociedad, y la compatibilidad entre sus costumbres y las del Occidente. Mis observaciones en la provincia de Cádiz y en el país español más amplio muestran que, con cada cuestión, todavía existen algunas tensiones y discordancias.

Las mujeres musulmanas de Cádiz creen que ellas están “integradas” en su comunidad nueva, aún cuando ellas experimentan algunos enfrentamientos con la sociedad española. Aunque muchos estudios muestran que la generación española actual y especialmente “los jóvenes” son “más tolerantes con el uso del hiyab” (Garea), también existen algunos casos como el entre Najwa Malha y el Tribunal Superior de Justicia de Madrid. En última instancia, el pañuelo islámico representa una cuestión central en España actualmente porque esta prenda produce estas contradicciones que son difíciles de entender. Actualmente, el hiyab no está completamente aceptado ni totalmente rechazado, pero con el influjo de inmigrantes musulmanes en este país, este estado delicado del pañuelo islámico es increíblemente significativo.

Ya que hay tantas mujeres musulmanas en España actualmente, el estado delicado del hiyab es una cuestión fundamental.

Ya que hay tantas mujeres musulmanas en España actualmente, el estado delicado del hiyab es una cuestión fundamental.

Aunque está claro que la tolerancia religiosa y cultural en España se está aumentando en el presente, también hay ejemplos obvios de la intolerancia en este país. El hiyab nos muestra estos ejemplos, pero es importante recordar, como señala Mijares: “No es solo una cuestión de estereotipos negativos…juzgarlo en esos términos es legitimar los discursos de exclusión, al neutralizar y aligerar de responsabilidad el papel activo de las instituciones, leyes, intelectuales, académicos, opinión pública, que somos los que estamos construyendo (o no) la sociedad plural” (Mijares 133-134). El momento actual, cuando las tasas de inmigración son altas y el Islam se difunde por España, presenta la oportunidad perfecta para estos grupos—“las instituciones, leyes, intelectuales, académicos, [y] opinión pública”—en este país para intentar crear una sociedad más plural. Quizás cuando esta sociedad exista, el hiyab se aceptará más en España.

Obras citadas

Álvarez, Pilar. “El Tribunal Superior avala al centro que vetó a una alumna por llevar velo.” EL PAÍS: Madrid. El País, 2 abril 2013. Web. 15 junio 2013.

Cesari, Jocelyne. The Securitisation of Islam in Europe. Brussels: Centre for European Policy Studies, 2009. 19. Print. (Impreso).

Galarraga, Naiarra. “La población musulmana aumentará un 82% en España hasta 2030.” EL PAÍS. El País, 28 enero 2011. Web. 15 junio 2013.

Garea, Fernando. “Tolerancia con el velo, no con el ‘burka'” EL PAÍS: Archivo. El País, 2 mayo 2010. Web. 16 junio 2013.

Garrido Rodríguez, Pedro. Inmigración y diversidad cultural en España: un análisis histórico desde la perspectiva de los derechos humanos. Salamanca: Ediciones Universidad de Salamanca, 2012. 675-77. Impreso.

Hernández Villasol, Raúl. “Entre símbolos religiosos y símbolos deportivos: el cuerpo infantil y juvenil como identidad individual.” Educación, ¿integración o exclusión de la diversidad cultural? Granada: Laboratorio de Estudios Interculturales Facultad de Ciencias de la Educación, Universidad de Granada, 2011. 987-90. Impreso.

Hiyab. Dir. Xavi Sala. Con Lorena Rosado y José Luis Torrijo. Xavi Sala, 2005. Película.

Hunter, Shireen. Islam, Europe’s Second Religion: The New Social, Cultural, and Political Landscape. Westport, CT: Praeger, 2002. 157-59. Print. (Impreso).

Kern, Soeren. “Spain Debates Burqa Ban; Muslim Immigration Soars.” Gatestone Institute: International Policy Council. Gatestone Institute, 21 July 2010. Web. 15 June 2013.

María Felip, Josep. “Ni imponer ni prohibir el hiyab.” EL PAÍS: Sociedad. El País, 23 abril 2010. Web. 15 junio 2013

Mijares, Laura, and Ángeles Ramírez. “Mujeres, pañuelo, e Islamofobia en España: un estado de la cuestión.” Anales de Historia Contemporánea 24 (2008): 121-35. Impreso.

“Preocupación por las restricciones al uso del pañuelo islámico en centros escolares: Amnistía Internacional España.” Amnistía Internacional España. Amnistía Internacional, 10 abril 2013. Web. 15 junio 2013.

Rufo, F. “La provincia pierde población por primera vez en los últimos 22 años.” El Diario de Cádiz: La Provincia. El Diario De Cádiz, 23 abril 2013. Web. 16 junio 2013.

Siddiqui, Mona. “El uso del hiyab aumenta como fenómeno identitario.” Público España. Público, 18 mayo 2010. Web. 15 junio 2013.

“Sobre el hiyab.” WebIslam. Junta Islámica, 2011. Web. 15 junio 2013.

Taha, Maisa C. “The Hijab North of Gibraltar: Moroccan Women as Objects of Civic and Social Transformation.” Journal of North African Studies 15.4 (2010): 465-80. Print. (Impreso).

 Entrevistas

Entrevista con Xavi Sala, el director de Hiyab (2005), por correo electrónico:

  • El 23 de mayo de 2013

Entrevistas de la Fundación Centro Tierra de Todos (Plaza de Fray Félix, 5, 11005 Cádiz):

  • El 31 de mayo de 2013: Ana María Risa (una coordinadora del centro)
  • El 6 de junio de 2013: Fátima, Hakima, dos mujeres anónimas