Success or failure: an analysis of anti-smoking laws in Spain

Alex Hayes '15Accounting

Alex Hayes ’15
Accounting

Success or failure: an analysis of anti-smoking laws in Spain

by Alex Hayes

Abstract

Smoking in Spain, which has long been more prevalent than in the majority of Europe and the U.S., has been a major health problem for decades. The government of Spain took particular interest in preventing smoking related problems in the early 2000’s, and has since implemented three pieces of legislation: first, in 2006, a partial ban on smoking in public interior spaces, second, a series of taxes to drive up prices of tobacco from 2006-2010, and finally, in 2011, a complete ban on smoking in public interior spaces. These laws have been greeted by mixed reviews, and currently remain controversial throughout the country. Supporters have cited improvements in health and air quality, while others reject the law based on the already suffering economy in Spain. Meanwhile, the government is still debating if it should have a future role in preventing smoking.

¿Éxito o fracaso?: un análisis de las legislaciones antitabaco en España

Imagina: es julio del año 1980 en Cádiz, España. Es un día hermoso, el sol brilla, y no hay nubes en el cielo. Estás caminando por la calle, y entras en la Plaza San Antonio. Quieres una taza de té, y entras en tu café favorito. El olor del café es fuerte, pero, ¿qué es más abrumador? El humo que llena la nariz, que casi lo notas en la lengua. Pero esto es normal. Nadie mira al fumador con furia mientras tose, no hay ningún padre enojado por la contaminación para sus niños, y de verdad ningún fumador está preocupado en lo más mínimo por su salud (Moreno 62).

Pero pasemos adelante, hasta hoy: junio de 2013. Lo que era normal en 1980 no es normal en absoluto hoy. Pese a tantos fumadores en la calle, no hay ninguno en este café, en un restaurante, en su trabajo, y lugares públicos. Hoy, es bien conocido que los cigarrillos causan el cáncer y otras enfermedades, son un riesgo para los que respiran el humo, y la contaminación es mala para el aire. Todavía hay fumadores en la calle, pero no en los espacios públicos interiores. ¿Por qué?

Este cambio en el estilo de vida es un resultado de muchos años y esfuerzos del gobierno por la legislación antitabaco para limitar el número de fumadores y sus efectos externos, o exterioridades. Ha habido unas leyes sucesivas y variadas, con la esperanza de añadir a las reformas del pasado. La legislación empezó con un consenso por parte del gobierno: el número de fumadores y la gravedad de sus exterioridades fueron mucho más severos en comparación con el resto de Europa (López Nicolás y Domínguez 272). Hay tres legislaciones importantes para la evolución antitabaco: la ley 28/2005, que incluye una prohibición parcial de fumar en los espacios públicos; el grupo de los impuestos sobre el tabaco desde 2006-2010; y la ley 42/2010, una prohibición total de fumar en espacios públicos, como los restaurantes y bares (Catalina Romero et al. 178). Ninguna ley en sí misma ha sido bastante para resolver el problema del tabaco, pero con una combinación de las leyes, España ha visto muchas mejoras en la sociedad, respeto al número de fumadores, la salud, y la contaminación. Sin embargo, el tabaco sigue siendo un problema grande para el país y un trabajo en curso.

A pesar de las mejoras vistas en la sociedad en los últimos años, algunos españoles todavía no está de acuerdo con las leyes. Ellos argumentan que tiene efectos malos en la ya mala economía, especialmente por la perdida de los negocios en lugares de ocio y la industria del tabaco. Este año los críticos piden una excepción, para el caso de un posible nuevo casino, Eurovegas. Todavía hoy, la ley es un tema polémico. Por un análisis de la reducida prevalencia de fumar, las mejoras de la salud, y la reducción contaminación en el aire, podemos ver muchos éxitos sociales por las leyes antitabaco. Aunque han ocurrido algunos efectos negativos en la economía, es claro que los efectos económicos son mínimos en comparación con la crisis, y últimamente son superados por las reducciones de las exterioridades de fumar.

La gente fumando a fuera de un hospital

Fumadores fuera de un hospital

Para evaluar la legislación antitabaco en España, primero es necesario entender la gravedad del tabaquismo en España. Por los datos aportados por la Organización Mundial de la Salud, todo el mundo sabe que el humo del tabaco es un agente carcinogénico de la clase A. En otras palabras, no hay ningún nivel de este humo que es seguro para la salud (García-Aranda 670). Con estas cifras, el uso del tabaco en muchos países, como los EEUU, ha disminuido mucho de repente. Pero algunos países de Europa, especialmente España, todavía tienen problemas. En España y en toda la Unión Europea, fumar es la causa principal de las muertes que se pueden prevenir (Jiménez y Perello 31). Pero esta cifra solo se refiere a los fumadores. La tercera causa de las muertes que se pueden prevenir en España es el tabaquismo pasivo, que es el efecto del humo del tabaco en las personas que no fuman (García-Aranda 670). Aun la gente que no fuma está en riesgo por el uso del tabaco de otros. Antes de las legislaciones reformadoras, estos problemas eran peores. Hoy en día, el porcentaje de los fumadores todavía es 23.9%, una cifra que no satisface a los médicos de España (La ley del tabaco ha reducido). Pero esta es una mejora significativa en comparación con estadísticos antes de las reformas legislativas. En 2001, 39.2% de los hombres y 24.7% de las mujeres fumaban regularmente (García-Aranda 670). Aun hoy, España tiene más de 53.000 muertes cada año por la causa del tabaco, y este número es una mejora que lo de antes (Cué y Sevillano 36). En los años primeros del siglo XXI, los legisladores se dieron cuenta de que el problema del tabaco en España ya no pudo ser ignorado, y empezaron a hacer cambios para proteger la salud de la población española.

Un cartel en la Universidad de Cádiz

Un cartel en la Universidad de Cádiz

El estado empezó con la ley 28/2005, que entró en vigor al comienzo del año 2006. Esta legislación tuvo la intención de prohibir fumar en cualquier espacio público al interior. Finalmente, fumar en espacios de los trabajos, de la salud (como hospitales) y educativos (como las universidades) fue prohibido. También, la ley incluyó una prohibición en lugares de ocio, aunque esta norma no dio buenos resultados. La ley especificó que los restaurantes pequeños (menos de 100 m2) podían escoger si querían permitir fumar. Los grandes necesitaban establecer una sección para no fumar, y podían tener otra zona para fumar (Jiménez-Ruiz et al. 622). En general, los restaurantes tenían un pequeño espacio para la gente que no fumara. La sección de fumar era la mayoría del restaurante en muchos casos. El dueño del restaurante La Catedral en Cádiz confirma esto, y dice que la mayoría de la gente siempre se sentaba en la sección de fumadores (Javier). Además, los investigadores han estimado que más de 80% de los restaurantes y bares les permitieron fumar a sus clientes sin ninguna restricción (Jiménez Ruiz & Ruiz Manzano 402). Aunque esta ley no funcionó en los lugares de ocio, fue el primer paso clave para la legislación antitabaco.

Más adelante, hubo los impuestos del estado en los productos del tabaco, que ocurrieron entre los años 2006 a 2010. Antes de la reformación de los impuestos, fue muy fácil y barato adquirir los cigarrillos.

Los precios actuales en una tabaquería

Los precios actuales en una tabaquería

El precio medio de la marca más popular en España fue menos de dos euros en 2004, uno de los más bajos de toda la Unión Europea. En comparación, el precio respectivo fue más de tres euros en Francia, más de cuatro en Irlanda, y casi cinco euros en Inglaterra (Nicolás y Domínguez 273). Con estos impuestos nuevos, el gobierno esperaba que la gente comprara menos cigarrillos, reduciendo el problema de fumar. Los expertos al tiempo habían estimado que cuando los impuestos aumentaran los precios por 10%, el uso de los productos disminuiría por 2.5%-5% (Jiménez Ruiz & Ruiz Manzano 403). Pero esta reducción no ocurrió. Aunque los precios han subido por 44% en los últimos cuatro años, la prevalencia del tabaquismo no disminuyó tanto. Recientemente, otros expertos han declarado que esto no es tan extraño, porque tabaco no es un producto común y corriente, sino una substancia adictiva  (López-Nicholás, Badillo-Amador, y Cobacho-Tornel 6). También, digno de mención es que la economía española no fue tan mala durante estos años, porque es claro que los precios altos afectan a más personas durante una crisis. Aunque los impuestos son más altos hoy que antes, todavía España tiene precios bajos en comparación con otros países en la Unión Europea (Jiménez Ruiz & Ruiz Manzano 403). Sin embargo, muchos trabajadores de las tabaquerías en Cádiz comentan que los precios más altos, con 70-80% del precio como impuesto, han afectado las ventas del tabaco especialmente en la crisis económica hoy (Jorge; Oscar; Paco). Los impuestos en sí soledad no causaron todos los cambios, pero en combinación con las otras leyes y la crisis son importantes para las mejoras de hoy.

Una mujer leyendo un cartel

Aviso: prohibido fumar

Finalmente, la ley 42/2010 incluyó una prohibición completa para los lugares de ocio, corrigiendo las debilidades de la ley 28/2005. 42/2010 entró en vigor en el año 2011, pero no sin las quejas de defensores de la economía. La prohibición finalmente se aplicó a todas las empresas, y esta igualdad es esencial para las regulaciones económicas. Nadie puede fumar adentro de los restaurantes, bares, y cafés. Solo se permite fumar en las mesas y áreas afuera, pero nada más. Con esta ley, el gobierno intentó poner las empresas en el mismo nivel, proteger a los clientes y a los trabajadores de los lugares de ocio, y reducir el tiempo disponible para fumar.

Aunque ninguna de estas tres legislaciones serían eficaces sin las otras, la combinación ha resultado en muchos cambios para España. La primera ley no fue tan polémica, y empezó las reformas. Los impuestos pusieron los precios de España en casi el mismo nivel del resto de la Unión Europa y redujo el hábito atractivo, especialmente en la crisis. Finalmente, la ley 42/2010 promocionó la igualdad de las empresas y protegió a más gente. Desde entonces, se puede ver los cambios en el número de fumadores, la salud de la gente que no fuma, y la reducida contaminación.

Fumar es la causa principal de muertes que se pueden prevenir en España, entonces para evaluar la reducción de estas muertes, es necesario evaluar el número y las síntomas de fumar. Ya hay un porcentaje más pequeño de los fumadores hoy, pero también fue reportado que en el año 2011 que 600.000 personas dejaron de fumar (“Las ventas de cigarrillos”). Hasta hoy, un total de 950.000 personas han dejado de fumar (“La ley del tabaco ha reducido”). También, menos síntomas de fumar ocurren hoy. Fumar causa los problemas de salud como los ingresos por infarto de miocardio, problemas cardiovasculares, y el asma. Los médicos de España reportan menos tratamientos de los infartos de miocardio, las enfermedades cardiovasculares, y otros problemas relacionados a fumar (Cué y Sevillano 36). La ley 42/2010 puede ser evaluada también con respecto a los trabajadores de los restaurantes, cuya salud fue una meta del gobierno. La idea, especialmente para los trabajadores, fue que con menos tiempo para fumar, la prevalencia de fumar reduciría. Un estudio controló a algunos trabajadores de restaurantes, bares, y cafés, y encontró que el número de los fumadores cayó por 5%. También, de los fumadores que continuaban fumando, empezaron a fumar menos. El medio de cigarrillos fumados por persona disminuyó (Catalina Romero 177). Este reducción en el número de fumadores y enfermedades, fue la intención de esta ley.

Una pareja fumando a fuera del café

Fumadores fuera del café

Finalmente, España ha visto menos riesgos del tabaquismo pasivo y menos contaminación en el aire, los que están muy relacionados. El humo de los cigarrillos en el aire presenta problemas para el aire, por los químicos del producto, y también para las personas que respiran este aire. En los años antes de las leyes antitabaco, 74.3% de los hombres y 70.1% de las mujeres experimentaban el tabaquismo pasivo (Lushchenkova et al. 687). El tabaquismo pasivo, como fumar, puede causar problemas como cardiopatía coronaria y el cáncer del pulmón. Este número es enorme; aun si se considera la cifra de fumadores, menos de 30%, no tan grave, el problema del tabaquismo pasivo es severo. El gobierno impuso la ley 28/2005. Antes de la ley, los científicos habían encontrado 66% exposición del humo en bares y 27% en restaurantes. Después de la ley 42/2005, solo una prohibición parcial, la exposición al tabaquismo pasivo se redujo hasta 45% en bares y 15% en restaurantes (García-Aranda 671). Aun con esta mejora, “una tercera parte de la población no fumadora sigue expuesta en el lugar de trabajo o centro de estudios pese a la prohibición introducida por la nueva ley,” (Lushchenkova et al. 687). Los legisladores esperaban continuar esta reducción por la ley 28/2010, y lo realizaron. En un estudio sobre los niveles del tabaco y de la nicotina en el aire antes y después de la ley, hubo una reducción de 90% del tabaco en el aire (López et al. 994). Todavía existe la oportunidad de mejorar, con niveles más altos en los lugares donde se fuma cerca de la entrada, y también hay mucha exposición a la gente en la casa, en la transportación, y actividades (López et al. 994; Lushchenkova et al. 687). El tabaquismo pasivo causa 3000-3500 muertes cada año, pero aun esto es un mejora asombrosa en comparación con los años pasados (Jiménez-Ruiz et al. 622).

Es claro que las leyes antitabaco han resultado en mejoras en el número de fumadores, de salud, y la cualidad del aire, pero el efecto más polémico es el de la economía. En las discusiones iniciales respecto a estas leyes, especialmente la ley 42/2010, mucha gente debatió los posibles efectos malos en la economía, pero la justificación al tiempo fue basada en los resultados por el resto de Europa. Otros estudios citaron que los dueños de los lugares de ocio y las compañías del tabaco siempre se quejan en países con legislación semejante, pero “rigorous analysis of studies from Ireland, New York, British Columbia, and other places shows that smoke-free legislation does not damage profits,” (Association of European Cancer Leagues). Antes de la proposición de esta legislación en España, algunos países como Irlanda, Inglaterra, e Italia habían instaurado leyes semejantes. El gobierno español las usó como ejemplo, porque “the economy of those establishments did not collapse,” (Association of European Cancer Leagues). Con muchos ejemplos para justificar la ley, el gobierno instauró la ley 42/2010.

La polémica es evidente: ¿la salud o la economía?

La polémica es evidente: ¿la salud o la economía?

El primer, y más claro, efecto económico de la ley antitabaco fue el daño sobre la industria del tabaco. “El comportamiento de las ventas de tabaco durante 2011 refleja una disminución de un 23.7% en las ventas de cigarrillos,” (Catalina Romero 178). Por lo menos, esta disminución es evidencia que las leyes están funcionando, porque hay menos ventas y por eso el uso del tabaco es menos también. Pero por otra parte, también es evidencia que hay por lo menos algún efecto negativo en la economía. Es importante que a pesar de ventas reducidas, la facturación de estas compañías haya reducido solo por 6%, porque los precios también están subiendo (“Las ventas de cigarrillos”). Además de estas ventas, ha habido un aumento de repente del contrabando de cigarrillos, por los precios subidos. Con menos ventas a causa de la legislación y el contrabando, algunas empresas y fábricas, incluyendo la fábrica única y rica de cultura en Cádiz, han cerrado. La fábrica de Cádiz ha existido desde hace casi 300 años, y fue un símbolo de la ciudad. Aun la fábrica “se justifica en dos argumentos principales; la prensión regulatoria sobre el tabaco…y el aumento del contrabando,” (Durio). De la fábrica, 76 trabajadores serán afectados cuando la fábrica se cierre en el 31 de diciembre de 2013, otro ejemplo de un efecto negativo en la economía (Durio).

Además, los lugares del ocio han experimentado una caída de los ingresos semejante. Todavía, no hay estudios académicos sobre los efectos económicos, pero de forma anecdótica, el dueño del restaurante La Catedral en Cádiz comenta que en su opinión, “las legislaciones son más responsables que la crisis económica” por sus ingresos bajados (Javier). Si estos efectos se relacionan con as nuevas leyes, significaría que la ley ha resultado en menos puestos (en las fábricas) y menos gastos por la gente normal. Aunque esta es solo una hipótesis, es posible que la ley haya tenido un efecto malo para los lugares del ocio, y es verdad que ha causado problemas para la industria del tabaco.

A pesar de esta crítica, muchos expertos rechazan la idea de efectos malos en la economía. En esta crisis, es difícil debatir que la influencia de esta ley pese más que la influencia del paro y los gastos bajos. Según un artículo sobre la economía de España, “sales of tobacco have plunged from 4.51 packages in 2008, the year the country’s economic downturn began, to 2.67 packages in 2012,” (“Consumers in Crisis”). Con un paro de casi 30%, mucha gente ha reducido sus gastos, causando efectos negativos sobre muchas industrias, como las industrias del vestido, del automóvil, y más. Entonces, es claro que para ambas la industria ocio y la del tabaco, los negocios perdidos son muy influidos por la crisis económica, y a lo más con un poco de influencia por la ley antitabaco. Finalmente, es importante recordar los efectos para el estado específicamente. En la sanitaria pública, el gobierno ha ahorrado mucho dinero porque no necesita pagar tanto para la asistencia médica relacionada con fumar (Martín Moreno and Fernández 33). Según unos investigadores de España, las finanzas hacen sentido:

Según datos de la Agencia Estatal de Administración Tributaria en el año 2008, el estado ingreso como consecuencia de la venta de labores del tabaco la cantidad de 9.266 millones de euros. Ese mismo año, el estado español pagó para cubrir los gastos sanitarios directos de solo 5 enfermedades relacionadas con el consumo del tabaco (EPOC, asma, cáncer de pulmón, enfermedad cerebro-vascular y enfermedad coronaria) la cantidad de 6.870 millones de euros. Pero además, ese mismo año, el coste que tuvieron las empresas españolas como consecuencia del tabaquismo fue de 7.840 millones de euros. (Jiménez Ruiz & Ruiz Manzano 403)

Para el estado, las mejoras en la salud han resultado en más ahorros que gastos.

La resistencia de hoy

La resistencia de hoy

Las críticas todavía luchan contra la ley por razones económicas, y la polémica todavía existe, la cual es evidente en el reciente caso del Eurovegas. Eurovegas es la empresa propuesta, planeada en Madrid, y es el símbolo actual de la polémica sobre esta legislación antitabaco. Los inversionistas piden una excepción de la ley antitabaco en este caso, con la justificación que la ley limitaría el éxito financiero. Aunque el gobierno todavía no ha tomado una decisión, se presenta una oportunidad económicamente atractiva. La construcción costaría 17.000 euros, y daría la oportunidad de contraer 10.000 puestos (Sahuquilo and Sevillano 32). Esta iniciativa no resolvería el problema de la economía, pero sí aportaría una ayuda. Pero esta decisión no sería buena. Los expertos creen que con esta excepción, más excepciones o la competencia injusto sobre las compañías en España seguirían. Es también peligrosa porque enviaría el mensaje que la economía es más importante que la salud. Sí, España está en una crisis económica, pero esta excepción no es la respuesta, sino un paso hacía atrás que tampoco no ayudaría la economía bastante.

Con estas tres leyes, España ha visto muchas mejoras sociales. El número de fumadores reducido, mejoras de la salud, y la mejor calidad del aire son innegables. Pero, la polémica todavía existe, con el argumento que la ley ha afectado gravemente la economía mala. ¿Ha afectado la ley a la economía? Probablemente. Pero, ¿es la legislación la causa principal de la crisis o las industrias sufridas? De ninguna manera; su efecto será minúsculo en comparación con el paro y la crisis. En los años antes de las leyes, España sufrió por el tabaquismo, y el gobierno reaccionó; es claro que la legislación causa algunos efectos negativos en la economía, y el gobierno debe tener bastante recursos financieros para instituir una ley que afectaría la economía. Esto dicho, el gobierno hoy no tiene recursos para continuar legislaciones nuevas a favor del tabaquismo. Hasta la recuperación de la economía, España solo puede esperar y no echarse detrás con excepciones de la ley. Con el análisis de las leyes del pasado, el gobierno ha mejorado la sociedad de modo sumamente positivo, especialmente respecto a las mejoras de la salud de todos y el aire puro. Los efectos en la economía son una lástima, pero “no se puede poner precio a las vidas o a las muertes,” (Sahuquilo y Sevillano 32). Con esta situación, es claro que últimamente, la legislación antitabaco prueba que ha causado más beneficios sociales que daños económicos.

Obras citadas

“Association of European Cancer Leagues: Going smoke-free does not damage profits, global report shows.” Genetics & Environmental Health Week. (6 de julio, 2005 ). LexisNexis Academic. Web. Date Accessed: 2013/06/11.

Catalina Romero, Carlos, et al. “Prevalencia de consumo de tabaco en población trabajadora tras la entrada en vigor de la ley 42/2010.” Revista Española de Salud Pública 86.2 (2012): 177-188.

“Consumers in crisis-hit Spain put brakes on spending sprees.” Gulf Times. 9 de junio, 2013. Print.

Cué, C. E., y E. G. Sevillano. “Rajoy abre la puerta a rebajar la ley antitabaco por Eurovegas.” El País, sec. Vida & artes: 36. 30 de mayo 2013 Print.

Durio, Pablo-Manuel. “Altadis anuncia que cerrará la fábrica de Cádiz el 31 de diciembre.” Diario de Cádiz: 12. 5 de Junio 2013 Print.

García-Aranda, Víctor, y Manuel Almendro Delia. “Lentos avances en el control del tabaquismo involuntario.” Revista Española de Cardiologia 61.7 (2008): 670-673.

Javier. Entrevista personal. 10 de junio 2013.

Jiménez Ruiz, Carlos A., y Juan Ruiz Manzano. “La sociedad española de neumología y cirugía torácica, SEPAR ante la nueva ley reguladora del consumo del tabaco en España.”Archivos de bronconeumulogía 46.8 (2010): 402-404.

Jiménez-Ruiz, Carlos A., et al. “Study of the impact of laws regulating tobacco consumption on the prevalence of passive smoking in Spain.” European Journal of Public Health 16.6 (2008): 622-625.

Jiménez, Trinidad, and Andrés Perello. “Fumar, pues mire usted, sí que mata.” El País, sec. Opinion: 31. 31 de mayo 2013 Print.

Jorge. Entrevista personal. 5 de junio 2013.

“Las ventas de cigarrillos cayeron un 17% en 2011 hasta mínimos históricos.” Corporación de Radio y Televisión Española Noticias. 26 enero, 2012.Web. <http://www.rtve.es/noticias/20120126/ventas-cigarrillos-cayeron-17-2011-hasta-minimos-historicos/492930.shtml>.

“Ley del tabaco ha reducido en 950.000 el número de personas fumadoras.” Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo. 15 de mayo, 2013 Print.

López, María J., et al. “Impact of the 2011 Spanish smoking ban in hospitality venues: indoor secondhand smoke exposure and influence of outdoor smoking.” Nicotine & Tobacco Research15.5 (2013): 992-996.

López-Nicolás, Ángel, Lourdes Badillo-Amador, y M. Belén Cobacho-Tornel. “Will the European Union’s new tobacco tax legislation lead to reductions in smoking prevalence? Evidence from a quasi-experiment in Spain.” Nicotine & Tobacco Research (2013).

Lushchenkova, Oksana, et al. “Exposición al humo ambiental de tabaco en población adulta no fumadora en España tras la ley de medidas sanitarias frente al tabaquismo.” Revista española de cardiologia 61.7 (2008): 687-694.

Martín Moreno, J. M., y E. Fernández. “Tu salud y la de todos está en juego.” Diario de Cádiz, sec. vida & artes: 32-33. 1 de junio 2013 Print.

Massey, Eric. Prohibido no fumar. 2013. Foto. Jpg.

Moreno, Mar. “La rebelión de los fumadores.” Cambio 16 11 Noviembre 1996: 62-65.

Nicolás, Ángel López, y Jaime Pililla Domínguez. “Policies for the prevention of cigarette consumption: the case of Spain.” International Journal of Consumer Studies 30.3 (2006): 271-277.

Oscar. Entrevista personal. 5 de junio 2013.

Paco. Entrevista personal. 5 de junio 2013.

Sahuquilo, María R., y Elena G. Sevillano. “Bajar la guardia ante el tabaco por un Eurovegas.” Diario de Cádiz, sec. vida & artes: 32-33. 1 de junio 2013 Print.