Obesity and the Weight Problem in Spain: A Study of Changes in the Spanish Diet

Ethan Pearlstein '15Hispanic Studies

Ethan Pearlstein ’15
Hispanic Studies

Obesity and the Weight Problem in Spain: A Study of Changes in the Spanish Diet

by Ethan Pearlstein

Abstract

This essay uses a multi-disciplinary approach, combining Hispanic cultural studies with medical science to examine factors that contribute to obesity in Spain, and more specifically, in the region of Andalucía. The issue is shown to not only be a product of strongly rooted cultural dietary preferences, but is due also to international influence in Spanish diet and economic development in the late twentieth century. In recent years, fast food establishments and American cuisine have come to replace more traditional Spanish fare, and the Mediterranean diet has been in constant decline. A more equilibrated intake of nutrients throughout the day with higher consumption of proteins in place of animal fats and simple sugars is implicated in helping to resolve this complex issue. The education of Andalucían residents with regard to this matter is largely nonexistent, one of the largest impediments in getting Spaniards to change their dietary habits in the prevention of obesity.

La obesidad y el sobrepeso en España: un estudio de los cambios en la dieta española

Cádiz es una ciudad conocida por su rica historia de tres mil años, por la belleza de sus playas, y por ser la sede de la primera Constitución española de 1812. Como resultado de su larga historia, la alimentación en Cádiz es un aspecto que está arraigado en la cultura. Por eso, preferencias culturales afectan las decisiones que los españoles hacen cada día con respecto a los alimentos. Estas determinaciones dietéticas, afectan no sólo a una parte específica de la población, sino a todos los residentes de la ciudad. En su publicación, “Life-style factors associated with overweight and obesity among Spanish adults,” los investigadores en el departamento de Medicina Preventiva y Salud Pública en la Facultad de Medicina en la Universidad de Cádiz evaluan la relación entre el estilo de vida y hábitos alimentarios con la obesidad no sólo en adultos, sino también en niños españoles. Los científicos concluyen que la media de sobrepeso y obesidad en Cádiz es de 37% y 17% respectivamente, mayor en varones e incrementándose con la edad. En comparación, los datos de la Escuela Nacional de Sanidad indican que a través de todo el país, la media de sobrepeso fue de 18,8% y de obesidad 10,3% (Valdés-Pizarro et al. 154). La obesidad y el sobrepeso son conceptos nuevos, de las últimas décadas. Por eso, el problema no sólo reside en los fenómenos culturales profundamente arraigados, sino en los cambios recientes en la dieta andaluza, debido a la influencia internacional y la predilección cultural. Por eso, el problema, una compleja mezcla del pasado y presente, historia y modernidad, sólo puede ser resuelto a través de una nueva forma de concebir y pensar acerca de la dieta. Concepción Cruz Rojo, una doctora y Profesora de Epidemología y Salud Pública, escribe sobre los cambios que deben ocurrir en Andalucía. Con referencia a la complejidad del problema, ella dice que “son muchos y variados los frentes en los que se podría actuar modificando actitudes y organizando las acciones desde lo más personal y profesional hasta lo social y político, y desde lo local a lo global, que se configura como una unidad de acción dialéctica, de transformación” (Cruz Rojo 65).  Este ensayo ofrece un análisis de la obesidad y el sobrepeso usando un enfoque multidisciplinar, que combina los estudios culturales y la ciencia médica para examinar las causas de esta enfermedad compleja.

La evolución de Gambrinus: dos anuncios diferentes

La evolución de Gambrinus: dos anuncios diferentes

A base de la cultura popular en Andalucía, podemos ver los cambios recientes en el pensamiento acerca de la dieta y la obesidad. Aunque no es un problema ni parte de la solución, la evolución de los anuncios y las estrategias de marketing revelan cambios culturales significativos e ilustran temas importantes. Además, los anuncios sirven para establecer el contexto del problema de la obesidad y su gravedad. Para comenzar, es importante saber Cruzcampo es una cerveza andaluza, con fábricas de producción en Sevilla y una presencia ubicua en toda la región. Los anuncios de Cruzcampo, la primera empresa cervecera de España, ilustran una evolución significativa en la mascota de la compañía, una figura llamada Gambrinus. Aunque la obesidad y la publicidad están íntimamente ligadas en España y el resto del mundo, la conexión entre Cruzcampo, Gambrinus y Andalucía es mucho más significativa. Aunque la transformación fisica de Gambrinus en los últimos treinta años ha sido sutil, es cierto que parece más delgado cada año. Hace solo treinta años, Gambrinus era obeso, con una gran barriga. En los anuncios y letreros actuales, curiosamente, la figura de Gambrinus es del mismo tono rojo que el fondo. La figura de Gambrinus en 2013 es menos gordo, con brazos delgados e incluso una jarra de cerveza más pequeña. Con las nuevas preocupaciones acerca de la dieta, la alimentación y la obesidad en los últimos años, la imagen de Gambrinus, un símbolo de Andalucía, también ha cambiado. En realidad, Gambrinus es el sujeto de muchos libros y publicaciones académicas sobre la alimentación y la obesidad en España. Uno de estos libros, Casos de Marketing y Estrategia, habla directamente sobre la estrecha relación entre él, la cultura y la mentalidad de Andalucía. Los autores presentan la transición de la figura como una imagen de mayor modernidad y delgadez. Ellos dicen que “en términos generales, Cruzcampo persigue identificar su marca con conceptos tales como cuidado del medio ambiente, salud, y deporte” (Pérez et al. 98).  Es importante considerar la irónica discrepancia entre la imagen de Gambrinus en los anuncios, cada vez más delgado, y el crecimiento de la obesidad y el sobrepeso en Cádiz. En lugar de la realidad, los anuncios de hoy representan un hombre ideal en lugar de uno que evoca pensamientos de la obesidad. Podemos ver la evolución de Gambrinus, y al mismo tiempo, una mayor preocupación sobre la obesidad en Cádiz y Andalucía. La transición de Gambrinus, sin embargo, es sólo un pequeño elemento de la obesidad y el sobrepeso, un problema complejo con mucha historia.

Aunque es fácil culpar a los anuncios, la influencia internacional y cambios en la dieta muy recientes con respecto al problema de la obesidad y el sobrepeso, es solo parte del dilema. Las áreas más difíciles de resolver son los fenómenos culturales, con profundas conexiones con la historia española. A través de una comparación con los Estados Unidos y otros países desarrollados, se puede observar que los hábitos alimentarios españoles tienen características que quizás contribuyan a la obesidad. La estructura de la dieta española y el valor nutritivo de cada una de las tres comidas son problemáticas. Todas las personas han escuchado el dicho que el desayuno es la comida más importante del día y científicamente es correcto. Heather Leidy, una científica y profesora del Departamento de Nutrición y Fisiología del Ejercicio de la Universidad de Missouri, ha publicado un artículo en la revista American Journal of Clinical Nutrition sobre el concepto de un desayuno rico en proteínas en vez de carbohidratos. Las estadísticas de su estudio revelaron que un desayuno equilibrado contribuye a prevenir el consumo de productos con mucho azúcar y grasa posteriormente. Aunque es un estudio americano, el mensaje es universal: un desayuno adecuado es el equilibrado con respecto a las proteínas, hidratos de carbono y otros elementos nutritivos. El desayuno típico de la región de Andalucía, tostadas con café, puede saciar el hambre pero crea muchos problemas a lo largo del día. Este tipo de desayuno, muy arraigado en la cultura española y rico tan solo en hidratos de carbono, no disminuye la tasa de obesidad. En los Estados Unidos, donde los huevos y embutidos son opciones populares en la mañana, además de las tostadas y el café, existe una menor tendencia a comer entre el desayuno y el almuerzo.  En España, los alimentos ricos en azúcares y grasas, como galletas, pasteles y refrescos azucarados, suelen ser consumidos entre estas horas. Leidy, en su publicación, dice que “a protein-rich breakfast meal led to decreased appetite and increased satiety throughout the morning compared with skipping breakfast or consuming a normal-protein breakfast” (Leidy et al. 677). Sin duda, España tiene una cultura distinta e histórica de la alimentación. Sin embargo, el valor nutritivo de estos alimentos y las horas que se consumen, son problemáticos desde el punto de vista de la obesidad. Aunque es un problema por toda Europa y España, Andalucía y Cádiz tienen sus propias dificultades con respecto a la obesidad y el sobrepeso.

Un anuncio en Cádiz que representa la dieta mediterranea descrita por Willett

Un anuncio en Cádiz que representa la dieta mediterranea descrita por Willett

Es cierto que la obesidad y el sobrepeso son problemas nacionales en España, pero los datos demuestran claramente la elevada gravedad del problema especialmente en Andalucía. Las publicaciónes médicas de los investigadores españoles son útiles en el establecimiento del contexto con respecto a esta diferencia marcada. Un grupo de científicos de la Universidad Autónoma de Madrid han comparado las diferencias en la mortalidad cardiovascular juvenil entre Madrid y Cádiz, dos ciudades en distintas regiones del país. La investigación demuestra que los niños de Cádiz tienen un mayor consumo de energía, carbohidratos, lípidos, grasas saturadas y colesterol. Debido al desarrollo económico del siglo XX, un mayor consumo de carne y un descenso en el consumo de cereales ha aumentado el riesgo de enfermedad cardíaca (Rodríguez-Artalejo et al. 146). Durante miles de años, la dieta mediterránea había definido la alimentación en Cádiz. El doctor Walter Willett, de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Harvard, fue el primero en explicar esta dieta en detalle. Él se refiere a una dieta que pone énfasis en “abundant plant foods, fresh fruit, olive oil as the principal source of fat, dairy products, fish and poultry consumed in low to moderate amounts, red meat consumed in low amounts, and wine consumed in low to moderate amounts, normally with meals” (Willett et al.1402).  Aunque los principios sugeridos por Willett son verdaderos hoy en día, Andalucía y Cádiz se han apartado de esta estructura debido a la influencia internacional y los cambios culturales. Tanto en las ciudades grandes como en las más pequeñas, como Cádiz, podemos ver un abandono de la dieta mediterranea, descrita por Willett, a favor de la alimentación de influencia internacional. En vez del aceite de oliva como principal fuente de grasa, alimentos procesados ​​y grasas animales predominan en la nueva dieta andaluza. Al mismo tiempo, la influencia internacional ha introducido las patatas fritas y otros alimentos en la dieta española, lo que representa un aumento significativo en hidratos de carbono. Estas transiciones no solo reflejan un aumento de los hidratos de carbono y grasas en la dieta española, sino también la pérdida de la cultura española que ha existido desde hacemiles de años.

Dunkin Coffee en Andalucía: la influencia internaciónal

Dunkin Coffee en Andalucía: la influencia internacional

El desarrollo económico reciente y la influencia internacional en España, tanto como los fenómenos culturales históricos, han complicado el problema de la obesidad y el sobrepeso en los últimos años. Es cierto que la presencia de comida rápida en España y la influencia internacional en el país tienen una estrecha relación con el desarrollo económico. Un estudio del Departamento de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad Autónoma de Madrid indica que hay “una reducción en el número de comidas y cenas realizadas en el hogar” y que estos problemas afectan a la mayoría de las clases sociales en toda España (Gutiérrez-Fisac et al. 107). Sin duda, Andalucía no ha escapado a la presencia ubicua de comida rápida. En Cádiz, los restaurantes de comida rápida no están “escondidos” ni en las afueras de la ciudad, sino que están situados en áreas estratégicas, para llegar a la mayoría de la población. En la parte antigua de la ciudad de Cádiz, Burger King, un restaurante de comida rápida, está en la Plaza del Ayuntamiento, una de las plazas más grandes del centro de la ciudad. McDonalds, otro restaurante, está cerca de la playa Victoria, una de las atracciones más populares no solo para los turistas sino también para los residentes de la ciudad. Como resultado de estos cambios recientes, vemos un aumento en el consumo de energía, azúcares, hidratos de carbono, y grasas saturadas, los componentes nutritivos implicados en el aumento de peso. En su análisis de la relación entre el desarrollo económico y la comida rápida en Andalucía, Concepción Cruz Rojo, una doctora de la Universidad de Sevilla, dice que “el exceso de energía que se ingiere en los países enriquecidos está provocando un exceso de sobrepeso y obesidad en muchos países” (Cruz Rojo 23). Aunque el aumento de consumo de comida rápida es uno de los problemas más evidentes en la lucha contra la obesidad, otros cambios recientes son importantes a considerar si queremos resolver el problema de la obesidad y el sobrepeso en España.

Un niño y su padre comprando dulces

Un niño y su padre compran dulces

Históricamente, Cádiz y el resto de España eran conocidos por sus tiendas y puestos de alimentos, como panaderías, carnicerías, fruterías, etc. La mayoría de los propietarios de estos establecimientos son locales y están bien vistos por la calidad de sus productos. Aunque estos mercados y tiendas existen todavía en toda Andalucía y España, su popularidad ha disminuido a favor de los supermercados e hipermercados. Con el desarrollo económico del país en el siglo XX, muchos de estos mercados grandes son los preferidos por los residentes porque son más baratos aunque los ingredientes son más frescos y locales en los mercados más pequeños. Este cambio en el estilo de  las tiendas de alimentos, sin embargo, tiene implicaciones en la obesidad y el sobrepeso. En lugar de las tiendas locales que venden frutas, verduras, pan y carne sin conservantes ni aditivos químicos, muchos de los productos de supermercados tienen estas adiciones. Este cambio cultural también está presente en las tiendas que venden comida: “en los grandes supermercados, por regla general, es más dificil encontrar productos locales, cultivados y fabricados de forma natural y equilibrada en pequeñas granjas y empresas alimentarias” (Cruz Rojo 68). Las dificultades que los españoles afrontan hoy día en la prevención de la obesidad son múltiples. Con la variedad y complejidad de los factores que contribuyen a la obesidad y el sobrepeso en Andalucía y Cádiz, la solución también es un reto.

La solución popular para resolver la obesidad y el sobrepeso es un retorno a las costumbres y las prácticas del pasado, pero este método no es práctico ni posible. La verdad es que el pasado no es la respuesta al desarrollo económico y los cambios alimentarios del presente. Una población más educada, no sólo de los adultos sino también de los niños y un cambio cultural con respecto a la dieta y la alimentación son necesarios. La solución de esta epidemia es un esfuerzo de colaboración entre la población, los consumidores y la industria alimentaria, que son los productores de los alimentos que engordan. Sin la ayuda de la industria en la promoción del cambio cultural, la tasa de obesidad no puede disminuir. Otro factor importante en la resolución del problema de la obesidad es el nivel de educación. Los niveles inferiores en la educación provocan una falta de comprensión con respecto a la nutrición y la salud. El estudio anteriormente citado de la Universidad Autónoma de Madrid demuestra el efecto del nivel de estudios en la tasa de obesidad. Los científicos dicen que “ las prevalencias [de la obesidad y el sobrepeso] fueron mayores, tanto en uno como en otro sexo, en los individuos sin estudios” (Gutiérrez-Fisac et al. 103). Los datos indican una gran brecha entre niveles culturales altos y los más bajos con respecto a la obesidad, existe una tasa de obesidad de 12,6% mayor en los hombres sin estudios. Por eso, la educación para la salud es uno de los obstáculos más importantes y difíciles que España tiene que afrontar para la solución de este problema. Con respecto a la importancia de una población educada con respecto a la salud, la doctora Concepción Cruz Rojo, comenta que “el consumo responsable y el apoyo activo a cooperativas y agricultores locales no son suficientes si no se acompaña de una labor educativa y de concienciación dentro del entorno laboral y social en el que nos movemos” (Cruz Rojo 69). Para educar al público en Cádiz, el uso de los medios de comunicación puede ser beneficial. A través del internet, los periódicos regionales y la radio, estes mensajes pueden llegar a miles de residentes locales.

La mezcla de cultura y alimentacion andaluza

La mezcla de cultura y alimentacion andaluza

Son muchos y variados los factores a los que se enfrentan los españoles con respecto a la obesidad y el sobrepeso. Hemos podido observar una transición de la dieta mediterranea a una dieta de influencia internacional, menos sana con un aumento en carbohidratos, grasas y, en definitiva, menos saludable. Aunque el problema afecta a todo el país, estas enfermedades están más presentes en Andalucía, y más concretamente en Cádiz. Los factores varían desde el marketing más sutil, como, por ejemplo, la evolución de Gambrinus, la mascota de Cruzcampo, hasta otros más obvios, como el aumento del número de restaurantes de comida rápida en la ciudad de Cádiz. Otro factor importante sería la educación sobre la salud para toda la población, algo inexistente hoy día. Para mejorar estos problemas complejos, la dieta no es el único factor que se necesita cambiar. Como ha dicho Cruz Rojo, “las formas de lucha pueden ser muchas y variadas” (Cruz Rojo 70). Debe existir también un cambio cultural en Andalucía y una manera diferente de concebir la alimentación y la salud. Por eso, la solución consistiría en la incorporación de alimentos más sanos sin aditivos químicos para conseguir una dieta más equilibrada y saludable.

Obras citadas

Cruz Rojo, Concepción. Consumo Alimentario: Causas y consecuencias para la salud. Puerto Real: El Boletín, 2012. Print.

Failde, I., et al. “Evaluation of the alimentation of school children in the population of Ubrique in the Sierra De Cadiz, Spain.” Medicina clinica 108.7 (1997): 254-8. Print.

González Jiménez, E., et al. “Influencia del entorno familiar en el desarrollo del sobrepeso y la obesidad en una población de escolares de Granada (España). (Spanish).” Nutricion Hospitalaria 27.1 (2012): 177-84. Print.

Gutiérrez-Fisac, Juan Luis, et al. “La epidemia de obesidad y sus factores relacionados: el caso de España.” Cad Saúde Pública 19.S1 (2003): 101-10. Print.

Leidy, Heather J., et al. “Beneficial effects of a higher-protein breakfast on the appetitive, hormonal, and neural signals controlling energy intake regulation in overweight/obese, “breakfast-skipping,” late-adolescent Girls.” The American Journal of Clinical Nutrition (2013)Print.

Pérez Manuel, Sánchez. Casos de márketing y estrategia. Barcelona: Universitat Oberta de Catalunya, 2006. Print.

Pérez, S. Villagrán, et al. “Hábitos y estilos de vida modificables en niños con sobrepeso y obesidad. (Spanish).” Nutricion Hospitalaria 25.5 (2010): 823-31. Print.

Rodriguez-Artalejo, F., et al. “Dietary patterns among children aged 6-7y in four spanish cities with widely differing cardiovascular mortality.” European journal of clinical nutrition 56.2 (2002): 141-8. Print.

Rodríguez-Martín, A., et al. “Life-style factors associated with overweight and obesity among spanish adults.” Nutricion Hospitalaria 24.2 (2009): 144-51. Print.

Rosano, Aldo, et al. “The relationship between avoidable hospitalization and accessibility to primary care: A Systematic Review.” The European Journal of Public Health (2012) Print.

Trescastro-López, E. Ma, et al. “Análisis comparativo de los planes y programas sobre alimentación y actividad física llevados a cabo en las diferentes comunidades autónomas españolas. (Spanish).” Nutricion Hospitalaria 27 (2012): 72-. Print.

Valdés Pizarro, J., and M. Royo-Bordonada. “Prevalence of childhood obesity in Spain; National Health Survey 2006-2007.” Nutricion Hospitalaria 27.1 (2012): 154-60. Print.

Willett, W. C., et al. “Mediterranean diet pyramid: A cultural model for healthy eating.” The American Journal of Clinical Nutrition 61.6 (1995): 1402S-6S. Print.