“Reality” programs and obesity: How “The Scale” and “The Biggest Loser” show the cultural values ​​of Spain and the United States

Abby Boyle

Abby Boyle ’15
English

“Reality” programs and obesity: How “The Scale” and “The Biggest Loser” show the cultural values ​​of Spain and the United States

by Abby Boyle

Abstract

This paper explores the ways in which two different reality television shows – The Biggest Loser and Spain’s version of the same program, La Báscula – reflect cultural values and responses to the rising obesity rates in their respective countries.

Participants on The Biggest Loser are subject to more cruelty, specifically from their trainers, than are those on La Báscula, demonstrating a trend in American television: Many popular reality and fictional programs are designed to attract and repel the audience at the same time, making the shows themselves difficult to watch, but hard to turn off. The Biggest Loser also emphasizes the competitive aspect of the show, serving as one example of many American shows in which people strive to be the most powerful, most attractive, or the best at a certain specialty. The tone of La Báscula, however, is more positive, and the show focuses on the healthy ways in which contestants can lose weight rather than on the treatment of the participants or solely on the competition. The encouraging attitude that La Báscula projects towards weight loss reflects Spain’s more health-focused outlook on losing weight.

At the same time, both The Biggest Loser and La Báscula humanize the participants on each program, which is critical in these times when obese and overweight people are bullied and sometimes discriminated against in both countries. While both programs address the same issue differently, this humanizing aspect is powerful in encouraging viewers to see obese people as more than just statistics.

Los programas de “reality” y la obesidad: Las maneras en que La Báscula The Biggest Loser demuestran los valores culturales de España y los Estados Unidos

Introducción

Estíbaliz Montaño-Chacón, 37, está sufriendo en un paseo por la playa. Ha trabajado en un campo de Andalucía por 11 años, pero está respirando con dificultad mientras que lleva una caja grande llena de pescado a través de la playa. Parte del problema es que Estíbaliz pesa 167 kilogramos, o 368 libras. En un esfuerzo para perder peso, Estíbaliz y sus tres hermanas decidieron competir en un nuevo programa de televisión “reality” en España. El programa, que se llama La Báscula, es la versión española de The Biggest Loser de los Estados Unidos que empezó en 2004. En los dos programas, los participantes — que siempre están obesos — compiten para perder peso.

“No puedo hacerlo,” Estíbaliz grita mientras que lleva la penúltima caja por la playa. Sin embargo, su entrenador para esta tarea, Manuel Cornejo, un antiguo sargento de guerra, no permite que Estíbaliz se pare. “Venga, mírame,” Manual dice en una manera alentadora. “Ya la has hecho tú y puedes hacerlo” (17 mayo 2013).

En contraste, en The Biggest Loser, a muchos de los participantes no se les trata en una manera tan favorable como a las personas en La Bascula. Por ejemplo, en una escena del programa de 2009, Jillian Michaels, una entrenadora, amenazó a dos participantes que no podían completar un ejercicio de ejercicios planchas en el gimnasio. Ella gritó: “I don’t care if you both die on this floor. You better die looking good” (10 junio 2013).

1. Manuel Cornejo apoya a Estíbaliz Montaño-Chacón con una tarea de la competición durante un episodio de La Báscula. Foto del programa dos de La Báscula.

1. Manuel Cornejo apoya a Estíbaliz Montaño-Chacón con una tarea de la competición
durante un episodio de La Báscula. Foto del programa La Báscula.

Mientras que los dos programas ayudan con la educación sobre la salud y están humanizando a las personas que sufren del sobrepeso, las diferencias entre el trato de los participantes y el tono de los programas en general demuestra un contraste muy importante entre las culturas de los Estados y España con respecto a la actitud sobre la obesidad. En España, hay más énfasis en el hecho que personas que sufren del sobrepeso pueden perder peso y más enfoque en la salud que en las apariencias. En los Estados Unidos, en contraste, hay mucho énfasis en la “competencia” para ser el mejor, el más poderoso, o el más atractivo, y en las apariencias en general. La Báscula y The Biggest Loser reflejan esta diferencia en el contexto de las dos culturas al mismo tiempo que los dos tratan de enfrentar la epidemia crecimiento del sobrepeso.

La Televisión “Reality” en España

La popularidad de la televisión “reality” es el resultado directo de la influencia de los programas de los Estados Unidos. Según la introducción “New Approaches to Spanish Television,”del número especial de  la revista Journal of Spanish Cultural Studies, después de la muerte de Francisco Franco en 1975, España ha visto “un explosión de televisión” (1), especialmente en la televisión de ficción. En los Estados Unidos, la idea de retratar a personas comunes y corrientes en la televisión desarrollaba en los 1941 (durante el periodo del Franco en España) con el programa “Candid Camera” (Rowan). Sin embargo, programas de “reality” se convirtieron en programas muy populares en los Estados Unidos en los años 2000, con el éxito de concursos como Survivor en 2000 y American Idol en 2002. Mientras que hay algunos programas únicos de España, muchos de los programas más populares estaban adaptados en España al mismo tiempo o más tarde que los programas originales de los Estados Unidos. Una versión de Survivor española, por ejemplo, empezó en 2000. Otros programas que todavía son populares en los Estados Unidos, como The Bachelor y The Bachelorette se están adoptando en España ahora. Un nuevo programa español, Un Príncipe para Corina, tiene la misma premisa de los programas de los Estados Unidos: un grupo de hombres compiten por el amor de Corina, una mujer no famosa a quien los productores del programa conocieron en una discoteca en Málaga (Vejo). Un artículo de “El País” examina algunas razones por qué este programa es tan popular en España y sobre la atracción de la televisión “reality” en general. Con respecto al programa, el director del programa explica que piensa que “Un Príncipe para Corina” simplemente es divertido y produce un respiro del estrés de la semana. Al mismo tiempo, una experta, Blanca Muñoz López, describe la atracción de los programas que “crean una realidad,” diciendo: “Este tipo de televisión apela a lo morboso y a lo reprimido a la audiencia” (Vejo). Hay muchos programas que se ajustan a esta descripción. Un programa de ficción que se llama Hannibal, se estrenó en España después de su comienzo en NBC en los Estados Unidos, y refleja la tendencia en televisión a enfocar en lo mórbido para crear una atracción para la audiencia. Una crítica del programa dice: “En la nueva promo de Hannibal, lo más escalofriante que uno puede ver en estos días, aparecen escenas de verdadero horror y asesinatos espeluznantes. Son imágenes tan gráficas, que posiblemente no podrás quitártelas de la cabeza en un buen rato” (Mullins ctdo in “El nuevo ‘Hannibal:’ Reptiliano y exquisito que provoca atracción absoluta y repulsión máxima,” pero al mismo tiempo describe la sensación de que el espectador no puede mirar hacia otro lado. Esta idea, que muchos programas pueden crear a un público atraído al programa aunque sea difícil mirar algunos aspectos del mismo, se conecta con la popularidad de los programas como The Biggest Loser y La Báscula, que representan a personas que están cumpliendo retos que son dolorosos mental y físicamente. El concepto en sí mismo es cruel, pero es una parte fundamental en el éxito de los programas.

El problema de Sobrepeso en España y los Estados Unidos

La obesidad es un problema enorme en los Estados Unidos que está creciendo en España.  “La obesidad es la pandémica del siglo XXI,” Paloma Gil, una médica y una de los entrenadores en La Báscula,explica en el episodio piloto del programa (17 mayo 2013).

2. Este niño de los Estados Unidos solo es un ejemplo de una gran población de personas que sufre de sobrepeso en el mundo. Foto de "Fast Food Nation," un articulo del gimnasio Fulton Fithouse.

2. Este niño de los Estados Unidos es solo un ejemplo de los que sufren de sobrepeso en el mundo. Foto: http://fultonfithouse.com/kitchen/article/fast-food-generation

Las estadísticas apoyan esta idea: según el censo de Andalucía de 2010, hay 8.95 millón de personas obesas. Al principio de cada episodio de La Báscula, el locutor dice que hay 4,893,854 personas en que sufren se sobrepeso. Si estas estadísticas son correctas, 55 por ciento de la población de Andalucía pesa más de lo que es saludable. Este número es comparable a las estadísticas de Nueva York, donde el “Gillibrand Report” explicó que aproximadamente 55 por ciento de la población de 8.245 millón de personas sufre de sobrepeso (Gillibrand). Sin embargo, la obesidad no es un problema tan marcado en España como en los Estados Unidos. Según un informe de la CIA, en 2012 33.9 por ciento de la población adulta de los Estados Unidos tenía un índice de masa corporal que es más de 30 (que significa que una persona es obesa). Al mismo tiempo, el Servicio de Información y Noticias (SINC) informa que aproximadamente 17 por ciento de la población de España es obesa. Este número ha creado una preocupación con la salud en el país porque según el artículo, ha aumentado por 10 por ciento en los últimos 25 años.

3. El problema de la obesidad en España es evidente en Cádiz, donde hay algunas personas (como esta mujer) que sufren de sobrepeso. Foto de Mike Blum.

3. El problema de la obesidad en España es evidente en Cádiz. Foto de Mike Blum.

Hay muchas personas, anuncios, y formas de entrenamiento que abordan la necesidad de  resolver esta epidemia en los dos países, y los dos programas enfatizan que la obesidad no es un problema limitado a los participantes del concurso. Por ejemplo, El método de La Báscula, el libro oficial de La Báscula, explica que un objeto del programa es ayudar a personas que están sufriendo del sobrepeso pero no están participando en el programa real. En su sección “Un cambio de hábitos,” los autores identifican las dificultades de perder peso. “Tendremos que prescindir de las comidas en la calle, seguir un régimen escrito y hacer deporte,” ellos escriben. “Al principio puede que hagamos un esfuerzo, pero pronto desfallecemos, nos aburrimos, y para nuestra desgracia, dejamos la dieta para otra ocasión” (AA.VV. 15). Mientras que el libro reconoce que hay estos tipos de dificultades cuando una persona está tratando de perder peso, también enfatiza que la obesidad puede ser prevenido. Esta idea es especialmente prevalente en España porque la proporción de personas obesas está creciendo muy rápidamente mientras que la proporción de las personas obesas en los Estados Unidos no está cambiando al mismo ritmo de paso.

Semejanzas

4. Un grupo de anuncios en Georgia trataban de enfatizar el problema de la discriminación de personas obesas y el impacto de la obesidad en la salud. Foto de Business Insider.

4. Una serie de anuncios en Georgia enfatizan el problema de la discriminación contra personas obesas. Foto de Business Insider.

Ya que La Báscula se basa en The Biggest Loser, los programas son muy similares en que tienen un enfoque en la educación de su público sobre la obesidad, especialmente con respecto a los niños. Muchos niños en España y en los Estados Unidos están en peligro de estar obesos y pueden ver este tipo de programas para entender qué cosas son necesarias (y cuáles no lo son) para una vida sana. Según SINC, “Aunque la obesidad es más frecuente a mayor edad — excepto en mayores de 74 años — la prevalencia de sobrepeso y obesidad infantil (de dos a 17 años) llega al 27.8%. Es decir, uno de cada 10 niños tiene obesidad y dos sobrepeso, datos que son similares para ambos sexos” (SINC). Con esta información, es obvio que muchos niños necesitan aprender sobre los aspectos de una vida sana: En respuesta, The Biggest Loser incluía tres niños que sufrían de sobrepeso en esta temporada del programa y muchos participantes de los dos programas discuten la importancia de enseñar a sus niños sobre la salud a través de su participación en el concurso. La Báscula y The Biggest Loser comparten este énfasis en la educación de la audiencia.

Al mismo tiempo, los dos traen un aspecto humano a las personas que sufren de sobrepeso. En años recientes, mucha gente obesa ha sido maltratada y ha sufrido de la discriminación, incluso en el mundo laboral. En un estudio que se llama El sobrepeso en la niñez y sus consecuencias sociales: Un estudio evolutivo sobre las actividades explicitas hacia la complexión y su relación con la imagen corporal, los investigadores encontraron que los adultos obesos en España tienen dificultades cuando solicitan trabajos. Según el estudio, “Los técnicos de selección de personal tienden a considerar a los candidatos anónimos con sobrepeso como personas sin disciplina, poca capacidad de liderazgo, pobre higiene personal, menos ambiciosos y con baja productividad” (Canales 38). Esta discriminación en contra de la gente que sufre de sobrepeso también es relativamente común en las escuelas, especialmente en los Estados Unidos. El estudio Associations Between Overweight and Obesity With Bullying Behaviors encontró:

Relationships were observed between BMI category and peer victimization, such that overweight and obese youth were at greater relative odds of being victims of aggression than normal-weight youth. Strong and significant associations were seen for relational (eg, withdrawing friendship or spreading rumors or lies) and overt (eg, name-calling or teasing or hitting, kicking, or pushing) victimization but not for sexual harassment (Janssen, et. al.).

En parte para contradecir la idea que la gente obesa no tiene tanto valor como personas, La Báscula y The Biggest Loser humanizan a los participantes. Los dos programas se enfocan mucho en las vidas y las historias de las personas que están participando en el concurso: En el caso de Estíbaliz, por ejemplo, queremos que ella complete la tarea con el pescado porque sabemos que ella tiene una familia grande, que ella es de Cádiz, y que quiere perder peso para vivir más tiempo. Ya que tenemos esta información personal, es más probable que podamos identificarnos con alguna parte de su vida y que veamos a Estíbaliz como una persona con sentimientos. No simplemente la vemos como un número.

Contrastes

La Báscula tiene más énfasis en el hecho que las personas que sufren de sobrepeso pueden confrontar los problemas (o problemas potenciales) que son el origen de su obesidad, mientras que en muchos casos, The Biggest Loser se enfoca en la idea que si los participantes no pueden perder peso, van a tener muchos problemas de salud y es posible que vayan a morir muy temprano.En los dos programas, los participantes normalmente visitan una oficina de los médicos al principio del concurso para un consultación. Cuando Estíbaliz y su equipo van a su consultación en La Báscula, Gil les informa que según sus medidas, todas las hermanas son obesas. Dice que la esperanza de la vida está disminuyendo cada día que las mujeres no tratan de resolver el problema, pero explica la situación en una manera formal y relativamente amable: no está tratando de asustar a las mujeres. Termina su análisis con la información que pueden perder el peso y aumentar la esperanza de la vida si hacen ejercicios y escogen la comida sana. Las mujeres están muy serias cuando oyen que necesitan perder peso para tener una vida más saludable, pero están muy emocionadas por poder participar en el concurso.

En contraste, la visita al médico en The Biggest Loser utiliza la humillación para evocar la misma respuesta de los participantes. Ellosvisitan a Dr. Robert Huizenga al principio del concurso para un “massive medical evaluation” que es más cruel que la consultación de La Bascula. “I think this is a great time to really scare, motivate, even re-awaken one of these contestants,” (17 junio 2013) Huizenga explica. En vez de enfatizar el hecho que los participantes pueden cambiar su estilo de vida para ser más saludables, Huizenga repite que las personas del concurso necesitan cambiarsi quieren vivir. En este episodio, por ejemplo, Huizenga explica a un hombre que es posible que el hombre vaya a morir cuando está durmiendo porque ya experimenta problemas de respiración a causa de su obesidad. Otra mujer llora cuando Huizenga demuestra que su sangre está llena de grasa. El tono de Huizenga es muy agresivo, negativo, y áspero porque está criticando a cada persona por su peso y sus hábitos. Los participantes salen de la cita con un deseo a perder peso porque tienen miedo de qué va a pasar si continúan sus vidas sin cambiarlas.

Una razón para explicar la humillación en The Biggest Loser y la falta de crueldad en La Báscula puede ser el enfoque en los “ganadores” y en la competencia en la cultura americana que no es tan presente en España. En los Estados Unidos, muchos de los programas más populares de televisión se basan en alguna forma de competencia: American Idol, The Voice y X-Factor son competencias del talento, The Bachelor y The Bachelorette son competencias para conquistar el amor de una persona, y The Biggest Loser es una competencia para perder peso. El título en sí mismo indica que el reto del programa es la competición en vez de la salud. Por consiguiente, la humillación es normalmente parte de una competencia: En muchas competencias de entretenimiento, hay drama y comportamiento malo que crea sentimientos negativos en muchos casos. A muchos americanos les gusta ver este tipo de drama en la televisión, pero la humillación no es tan popular en la televisión de España. Por ejemplo, hay competiciones populares, como el programa Sabe o No Lo Sabe que dependen de la colaboración de los participantes. Además, en La Báscula, los equipos son grupos de personas que ya se conocen antes del programa: además del equipo de las hermanas, hay un equipo de vecinos y dos grupos de amigos. Esteo es un concepto que no era introducido en The Biggest Loser durante muchos años y no ha sido permanente: la temporada actual no involucra a grupos de amigos ni familias. El resultado del hecho que los equipos en La Báscula ya se conocen es que hay menos conflicto porque ya están conectados con las otras personas de su equipo. La falta de énfasis en el  drama ahora en la televisión de España contribuye a la falta de humillación en programas como La Báscula. Pero por la relación que continúa entre la televisión de los Estados Unidos y la de España, hay una posibilidad que la importancia de la humillación en vez de la colaboración vaya a aparecer en la televisión de España también.

Los dos programas también reflejan que la cultura española es más enfocada en la salud mientras que la cultura americana enfoca más en las apariencias. Gil explica que quiere que la audiencia  comprenda que la salud es la razón primaria porque La Báscula ayuda a las personas obesas a perder peso: “Me gustaría que la gente entenderá que la obesidad es un problema de salud,” ella dice. “No es un problema estético” (17 mayo 2013). El gobierno español ya está introduciendo legislación para terminar anuncios que apoyan maneras insalubres para perder peso. En 2010, una ley prohibió la difusión de anuncios en la televisión para productos o cirugías que promover maneras peligrosas para cambiar el cuerpo. Esta ley fue creada para desalentar la obsesión con la apariencia y para terminar los problemas de los trastornos de la alimentación (“Spain Tackles Eating Disorders”). Esta legislación es un ejemplo del esfuerzo del gobierno para crear un país en el que las personas no están obsesionados con la imagen de su cuerpo. También, hay muchísimas campañas para promover la comida sana y para asegurar que la comida de los supermercados sea lo más sana posible. En general, parece que en España las personas no están tan enfocadas en las apariencias como en los Estados Unidos.

The Biggest Loser refleja la cultura de los Estados Unidos en que tiene mucho que hacer con las apariencias. Mucha de la gente que quiere participar en The Biggest Loser para perder peso dice que quiere lograr una apariencia más delgada. Por ejemplo, Jackson Carter, un participante, dijo que su apariencia era la razón que quería participar: “I didn’t really think about how bad it had gotten until earlier this year and I looked at myself and thought, ‘What did you do? How did you let it get so out of hand?’” (17 junio 2013). El hecho que la apariencia del cuerpo era la razón que Carter dio por su deseo de participar en el concurso es un ejemplo muy bueno de la influencia de la apariencia en la sociedad americana. El entretenimiento contribuye a la importancia de las apariencias: Según la organización nacional de los Estados Unidos que trabajan con personas con trastornos de la alimentación, 20 millón de personas en los Estados Unidos sufren de anorexia, bulimia, u otro tipo de enfermedad de la alimentación. La organización dice que hay “normas” de la cultura de los Estados Unidos que enfatizan las apariencias en vez de las cualidades de carácter. También describe que la cultura tiene una definición muy estrecha de la belleza, en que muchas personas no se consideran “guapas” (National Eating Disorders Association). En los Estados Unidos, no hay tantas prohibiciones de anuncios que proponen dietas extremas o cirugías para cambiar el cuerpo, que implican que muchas personas necesitan o deben hacer algo para mejorar sus apariencias. Las actitudes de muchas personas en The Biggest Loser definitivamente son productos de la sociedad de los Estados Unidos.

Los efectos de programas como La Báscula o The Biggest Loser

La popularidad de los programas de reality en los Estados Unidos y en España tiene consecuencias en que muchas personas no pueden reconocer que las imágenes que ven en la televisión no son completamente representativas de la vida real. Según un estudio que se llama La Narrativa De Los Realities Show en España: Representaciones De La Hiperrealidad Y La Hiperficcionalidad, muchas personas no consideran que la mayoría de la televisión no es representativa de la realidad. El autor, Oscar Estupiñán, explica que cuando las personas de estos programas están en condiciones controladas de ficción, la acción que la audiencia mira realimente no es completamente real:

Ni la isla está totalmente desierta, ni los participantes están en condiciones infrahumanas; ni la academia de baile es una academia de baile sino un set de televisión, pero es tan delimitado el espacio y el discurso que se crea a partir de determinado reality, que tanto los televidentes, a sabiendas, de que no es un espacio real sino simulado, y hasta la propios concursantes, que con la reiteración constante de su espacio, hacen que se crea un mundo que puede ser posible con las normas que ha demarcado la hiperficción, para crearlo hiperreal (Estupiñán 85).

La Báscula y The Biggest Loser enfatizan que los participantes están haciendo un cambio del estilo de vida, pero cuando el concurso termina y vuelven a sus vidas normales, hay muchos casos en que las personas obesas no pueden continuar los hábitos que empezaron en el programa. La Báscula empezó recientemente y no es evidente si los participantes van a mantener su peso, pero muchos participantes de The Biggest Loser vuelven a aumentar del peso. Por ejemplo, Erik Chopin, que perdió aproximadamente 200 libras en el programa para ganar, volvió a engordar casi del todo en los años después del final, citando el hecho que no podía mantener todos los hábitos que había aprendido en el programa en su vida normal (‘“Biggest Loser:’ Where Are They Now?”). Además, algunos participantes han confesado que usaban métodos peligrosos, como la deshidratación inanición para estar más delgado para el final del programa (“Former ‘Biggest Loser’ Contestant Blasts Show: “More Biggest Losers Gain Their Weight Back”). Este hecho también se conecta con la idea de la importancia de la competición en The Biggest Loser y en la cultura de los Estados Unidos. Los problemas con la salud en la vida normal después del programa demuestran que la televisión “reality” es normalmente un “realidad ficcional.”

Conclusión

Sería interesante ver si algunos aspectos de La Báscula se modifican para crear una versión más cruel, similar a la de los Estados Unidos, pero es muy probable que la obsesión con la televisión “reality” en general vaya a continuar por mucho tiempo. Sin embargo, con este tipo de entretenimiento, la gente de los dos países necesita recordar que las representaciones de la vida “real” que mira en la televisión no son bastante reales. Estupiñán describe la importancia de el mundo natural, en el que podemos compartir ideas sin la influencia de las cameras, diciendo, “La vida cotidiana es el mundo que compartimos con otros hombres, influimos en éstos y ellos en nosotros. Se nos aparece como una realidad que consideramos natural, como autoevidente” (Estupiñán 54). Es importante recordar que al final, la vida cotidiana es el indicador más fuerte de la salud de una persona. Si hubiera programas que representaran la salud en la vida real en vez de en la forma de un concurso o en un plató de televisión, estos probablemente tendrían más éxito en cambiar el problema de obesidad en los dos países.

Obras citadas

AAVV. El método de La Báscula. Sevilla: Mediasur, 2013. Impreso.

‘“Biggest Loser:’ Where Are They Now?” TODAY.com. NBCNews.com, 2012. Web. 10 June 2013. <http://www.today.com/id/40423712/ns/today-today_entertainment/t/biggest-loser-where-are-they-now/>.

Canales, Irene S. El sobrepeso en la niñez y sus consecuencias sociales: Un estudio evolutivo sobre las actividades explicitas hacia la complexión y su relación con la imagen corporal. Diss. Universidad Complutense De Madrid, 2010. Madrid: n.p., 2010. Impreso.

“El nuevo ‘Hannibal:’ Reptiliano y exquisito que provoca atracción absoluta y repulsión máxima” Vertelecom RSS. N.p., 15 marzo 2013. Web. 15 junio 2013. <http://www.vertele.com/noticias/el-nuevo-hannibal-reptiliano-y-exquisito-que-provoca-atraccion-absoluta-y-repulsion-maxima/>.

Estupiñán, Oscar. La narrativa de los realities show en España: Representaciones de la hiperrealidad y la hiperficcionalidad. Diss. Universidad Complutense De Madrid, 2010. Madrid: n.p., 2010. Impreso.

“Factors That May Contribute to Eating Disorders | National Eating Disorders Association.” National Eating Disorders AssociationFactors That May Contribute to Eating Disorders | National Eating Disorders Association. N.p., n.d. Web. 15 June 2013. <http://www.nationaleatingdisorders.org/factors-may-contribute-eating-disorders>.

“Former ‘Biggest Loser’ Contestant Blasts Show: “More Biggest Losers Gain Their Weight Back.” The Ashleys Reality Roundup. N.p., 25 Jan. 2013. Web. 10 June 2013. <http://theashleysrealityroundup.com/2013/01/25/former-biggest-loser-contestant-blasts-show-more-biggest-losers-gain-their-weight-back/>.

Gillibrand, Kristen. New Gillibrand Report: Nearly 60 Percent of New Yorkers Overweight. Rep. N.p.: n.p., n.d. Print.

Instituto de Estadistica de Andalucia. Statistical Information of Andalusia. 2010. Raw data. Regional Government Ministry of Economy, Science and Innovation, n.p.

Janssen, Ian. Associations Between Overweight and Obesity With Bullying Behaviors. Pediatrics. American Academy of Pediatrics, 1 May 2004. Web. 5 June 2013. <http://pediatrics.aappublications.org/content/113/5/1187.abstract>.

“Keep Moving.” The Biggest Loser. NBC. 7 Jan. 2013. Television.

“Programa 1.” La Báscula. Canal Sur. 6 enero 2013. Televisión.

“Programa 2.” La Báscula. Canal Sur. 13 enero 2013. Televisión.

Rowan, Beth. “History of Reality TV: “Survivor II” and “Temptation Island” Lead the Reality Show Pack.” Infoplease. Infoplease, 21 July 2000. Web. 1 June 2013.

Servicio de Información y Noticias. La obesidad ha aumentado en España casi un 10% en los últimos 25 Años. Publicación. N.p.: Servicio De Información Y Noticias, 2013. Impreso.

Smith, Paul Julian. “Introduction: New Approaches To Spanish Television.” Journal of Spanish Cultural Studies 8.1 (2007): 1-4. Print.

“Spain Tackles Eating Disorders.” PRI: Public Radio International. N.p., 29 Mar. 2010. Web. 18 June 2013. <http://www.pri.org/stories/health/global-health/spain-tackles-eating-disorders1927.html>.

Vejo, Susana G. “La ‘releza’ de la televisión.” El País [Madrid] 3 June 2013: 60. Impreso.

“We’re Back…And So Is Jillian.” The Biggest Loser. NBC. 6 Jan. 2013. Television.